Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 309. 17/20-8-2023

Celebrando la Fiesta Nacional del cumpleaños de Hungría donde hay que celebrarla

photo_camera

VER FOTOS DE ESTA PRIMERA PARTE DEL VIAJE A HUNGRÍA

Este domingo 20 de agosto se ha celebrado la Fiesta Nacional de la Fundación del Estado Húngaro, algo similar al cumpleaños de Hungría. ¿Y cuántos cumple? Cada 20 de agosto se celebra esta festividad en honor de Esteban I, Esteban el Santo, el primer rey húngaro, nacido en el año 975 aproximadamente. Suponiendo que hubiera nacido con exactitud ese año, sería la primera persona que conozco nacida justo 1.000 años antes que yo.

Es decir, que Hungría ha cumplido muchísimos años. Dentro de ese listado complejo de establecer de los países más antiguos del mundo, este ocuparía uno de los primeros lugares.

Como es imposible encontrar tantas velas ni un lugar donde instalarlas para que alguien las sople, desde hace tiempo se prepara algo mucho más vistoso en la capital de Hungría, en Budapest. Por la mañana, se organiza un impresionante desfile aéreo que nosotros no hemos visto porque estábamos ocupados viendo el primer título de campeona del mundo de la selección española femenina de fútbol.

Pero lo más espectacular llega al anochecer, a las 21.00 horas. Miles, miles, miles y miles de personas se apostan a ambas orillas del río Danubio o en otros muchos puntos de la ciudad para ver una salva de fuegos artificiales de media hora de duración, disparada desde alrededor de dos centenares de puntos entre los puentes Margarita y Petofi, dos de los muchos que cruzan el gran río de Europa a su paso por Budapest.

Ese espectáculo ha comenzado con unas figuras realizadas por drones luminosos, antes de los fuegos en sí. Además de esos millares de personas sobre tierra firme, también hemos podido ver a otras muchas cenando en barcas en el mismo río para tener una imagen especial y diferente de la celebración.

Nosotros, como vivimos al lado del Danubio, hemos tenido la suerte de verlo todo desde al lado de casa. Y, como ya no hacía mucho calor, hemos regresado andando desde el Centro Nacional de Atletismo, donde hemos pasado la tarde disfrutando de la segunda jornada vespertina del XIX Campeonato del Mundo del deporte emperador.

Nuestro barrio y cercanías en Budapest (7)
Nuestro barrio y cercanías en Budapest

Porque sí, efectivamente, nuestro viaje a Hungría no ha tenido como detonante el cumpleaños de la nación, sino de nuevo una competición atlética, aunque hemos tenido la suerte de poder participar de esta fiesta magiar, para la cual World Athletics (la Federación Internacional de Atletismo) ha adaptado los horarios de la jornada.

Este viaje a Hungría empezó el pasado jueves, 17 de agosto. Nuestro vuelo, que ya salía más bien tarde (22.00) se retrasó algo más de dos horas, así que no llegamos a nuestro impresionante apartamento hasta alrededor de las 4.30 de la mañana. Supongo que será algo habitual en esta zona de Budapest, pero para nosotros no es normal pasar unos días en una casa con techos situados a cuatro metros o más del suelo y con habitaciones inmensas. Eso, por las decenas de veces que nos ha tocado y tocará pernoctar en cuchitriles.

VER FOTOS DE ESTA PRIMERA PARTE DEL VIAJE A HUNGRÍA

En estos tres primeros días de estancia en Budapest apenas hemos tocado el puro centro, del que en realidad no estamos muy lejos pues el Gran Mercado Central está a unos diez minutos a pie de nuestra casa, situada justo enfrente de la colina Gellert. Los componentes del viaje somos Alberto, Alex, Álvaro, Félix, Miguel, Nacho y Sergio, todos para trabajar, disfrutar o ambas cosas del atletismo.

El viernes 18 aún no había atletismo. Por la mañana dimos un paseo por el barrio, comimos en el Claro con la familia de Nacho, esperamos a algunos compañeros que llegaban ese día y fuimos después al estadio, a pie, a coger la acreditación. Después, volvimos para cenar a lo grande en el restaurante Fatal.

El sábado 19 ya sí era la primera jornada atlética. Por la mañana, una gran tormenta eléctrica retrasó el inicio de todas las pruebas. Las series del 1.500 femenino empezaron bien tarde, pero fuimos recompensados con una gran clasificación de Marta Pérez para las semifinales del día siguiente. Decidimos quedarnos por la zona del estadio para comer antes de regresar a la competición de la tarde. Después de ella, nuevo paseo, nueva especie de kebab, y a la cama.

Marta Pérez, en la semifinal. Foto Sportmedia
Marta Pérez, en la semifinal. Foto Sportmedia

El domingo 20, lo narrado al principio. Por la mañana, mientras unos iban al estadio, otros nos quedábamos en casa viendo la final del Mundial femenino de fútbol. Y a la tarde, antes de todos esos fuegos de artificio con los que no contábamos cuando planificamos nuestro viaje, ya sí todos juntos en el estadio vimos las semifinales del 1.500, donde Marta Pérez estuvo a punto, pero a punto, de meterse en la final, hasta el punto de que todavía tiene una pequeñísima oportunidad de correrla.

Tras los fuegos en el Danubio, cena italiana junto a varios de los corresponsales de atletismo de los medios españoles… y donde todas las noches. Sigue el Mundial y seguimos por Hungría.

VER FOTOS DE ESTA PRIMERA PARTE DEL VIAJE A HUNGRÍA