Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

11-7-2024

Torreblacos: Una bonita fragua, agua abundante, una iglesia 'precristiana' y un santo militar

Torreblacos-4
photo_camera Torreblacos-4

Este fin de semana, ya desde el mismo viernes 12 y hasta el domingo 14, Torreblacos celebra sus fiestas de verano, los tres días más esperados por aquellas personas vinculadas con esta localidad y que no quieren perderse un reencuentro con sus amigos, sus primos, los primos de sus amigos, parientes, conocidos de otros pueblos...

VER GALERÍA DE FOTOS

Torreblacos, situado cerca del puerto del Temeroso y muy cerca de la N-122, es de esos pueblos que en ocasiones pasan desapercibidos por ese detalle de ser pueblo 'fin de trayecto'. Por poco, pero para conocer Torreblacos hay que dirigirse expresamente a él.

Con Ayuntamiento propio y con alrededor de 25 habitantes censados, en Torreblacos sucede lo que en tantos pueblos de Soria: en realidad, de continuo, viven menos personas y de edad muy elevada, si bien en fines de semana o en esta época estival, el pueblo 'revive'. Sobre todo este fin de semana...

Gracias al esfuerzo de los que siguen, de los que se marcharon, y de los descendientes de todos ellos, Torreblacos todavía disfruta de algunos elementos arquitectónicos bien conservados, como por ejemplo la fragua, motivo original de esta visita al pueblo.

Recuperada hace alrededor de 20 años gracias también a las ayudas de Tierras Sorianas del Cid, en la fragua se conservan el fuelle (aún sopla), el yunque, la pila que recibía el agua de la fuente, el afilador de hachas, el fogón... así como otros pequeños utensilios necesarios para que el herrero desempeñara su labor. En el fogón, el herrero calentaba el hierro con el cisco de berezo que él mismo elaboraba.

VER GALERÍA DE FOTOS

Torreblacos-8
De paseo

Los habitantes de mayor edad conocieron el oficio en activo del último herrero del pueblo, Juan, de Berzosa, quien siguió viviendo junto a su mujer Elisa en Torreblacos, así que también los recuerdan personas de mediana edad.

Como sucedía en otros pueblos de Soria, al herrero se le pagaba una iguala en forma de grano, y esa iguala daba derecho a disponer de sus servicios cuando fuera necesario. También era habitual invitarle a comer cuando hacía algunas tareas más laboriosas, y en verano trabajaba con algunas familias en tareas del campo.

Muy cerca de la fragua se encuentra la llamada Fuente Vieja, donde siempre brota un abundante chorro y de donde beben de manera habitual los vecinos de Torreblacos. Junto a la Fuente Vieja está la zona de los huertos, la mayoría de ellos ya en desuso aunque todavía quedan algunos bien lozanos, con algún horticultor de 95 años de edad. Esta zona de los huertos es muy bonita, y en ella se conservan numerosas pilas de diferentes tamaños, alguna bien grande, para ir almacenando el agua y utlizarla cuando fuera necesario.

Torreblacos-6
La Fuente Vieja

El agua es buena amiga de Torreblacos. Su terreno de cereal es muy fértil y, justo al lado del pueblo, por no decir en el mismo pueblo, el Milanos desemboca en el Abión. Por eso, cuando se abandona la N-122 para llegar hasta el pueblo, es necesario atravesar dos puentes separados por escasos metros: el primero sobrevuela el Milanos, el segundo sobrevuela el Abión.

También dentro del pueblo están los dos edificios religiosos. Si bien algunos elementos interiores necesitarían alguna restauración concienzuda para devolverles su esplendor, los diferentes trabajos acometidos en ellos hacen que todavía estén bien conservados.

Torreblacos-17
San Acacio

El edificio principal es la iglesia parroquial de San Pablo y San Acacio, de origen románico, como atestigua su portada. La pila bautismal y sus artesonados, el situado sobre el altar con la madera pintada de azul, también llaman la atención. Curiosamente, dentro de la iglesia hay algún elemento que se presupone previo al cristianismo: la pilastra que sostiene al altar contiene inscripciones romanas perfectamente legibles. No es un caso único en Soria.

Menos legibles, pero también muy interesantes por pertenecer a un pasado más reciente, en la puerta de la ermita de la Virgen de los Dolores se pueden ver numerosas inscripciones de mediados del siglo pasado, talladas sobre la madera con alguna especie de punzón. A esta Virgen de los Dolores le tienen gran devoción los vecinos de Torreblacos, los mismos que este fin de semana comerán, bailarán, jugarán y acudirán a misa unidos por sus fiestas en honor a San Acacio, uno de los santos militares venerados por la Iglesia.

VER GALERÍA DE FOTOS