Provincia

Piedra, madera y paja para guardar el ganado en las chozas pastoriles del sur de Soria

En el año 1999 se reconstruyó en Romanillos de Medinaceli una de estas chozas para los ganados que transitaban por la cañada, en esta ocasión por la Oriental Soriana
Chozo en Romanillos de Medinaceli5
photo_camera Chozo en Romanillos de Medinaceli5

El chozo pastoril es una sencilla construcción de piedra, madera y paja que estaba destinada a guardar los ganados que transitaban por la cañada, en esta ocasión por la Oriental Soriana. En la provincia de Soria existen diferentes tipologías constructivas de los chozos pastoriles, según la zona geográfica. El chozo tradicional en las sierras de Urbión y Cebollera tiene planta circular y el muro perimetral puede variar en altura y en disposición de los materiales que lo conforman, así como la procedencia de los materiales que forman el tejado. GALERÍA DE FOTOS ROMANILLOS Y BARAHONA 

En el sur de la provincia, como es el caso de Romanillos de Medinaceli, los chozos pastoriles son de planta rectangular. Suelen tener un muro perimetral en mampostería, más o menos trabajada, con las piedras rejuntadas con masa "o a hueso". El tejado se compone de machones ligeros de la madera del entorno y cubierta de barro y paja que lo aislan del exterior.

Chozo en Romanillos de Medinaceli3
Chozo en Romanillos de Medinaceli3

RECONSTRUCCIÓN CHOZA DE ROMANILLOS DE MEDINACELI EN 1999

Se procede a su desmontaje, retirando toda la paja vieja y las maderas que forman el tejado a cuatro aguas.

Una vez desmontado todo, solo quedan las cuatro paredes de piedra. Para la reconstrucción del tejado a cuatro aguas, se van fijando cerchas, y sobre éstas se clavan tablas de madera de 30x2 formando un techo con las mismas caídas que conservaba el original.

Antes de cubrir el tejado con el ramaje, se procede a la colocación de tela asfáltica sobre las tablas para evitar daños a la madera y posibles goteras. Una vez levantada la estructura de lo que más tarde se convertirá en chozo, llegamos a la parte más interesante, y es la técnica utilizada para poner la paja sobre el tejado (es un procedimiento curioso y a la vez complicado que no sabemos muy bien de dónde procede, tan solo podemos decir que hoy en día son muy pocas las personas que conocen dicha técnica, dado que se ha ido perdiendo con el tiempo). En este caso tuvimos la fortuna de dar con una de esas pocas personas que sabían desarrollar dicho trabajo.

Hace 60 años la paja que se empleaba en la construcción de los chozo era de centeno, hoy en día este cereal no se siembra en esta zona, por eso se tuvo que sustituir por paja de trigo, aunque dificulta algo más el trabajo dado que éste tipo de paja es mucho más corta.

Lo primero que se hace es cubrir el tejado de madera con ramas de roble, fijándolas con clavos sobre el forjado de madera. Una vez fijadas, se extiende paja suelta por todo el techo hasta cubrir todas las ramas. Después se procede al nivelado del techo, para luego colocar la paja con una técnica específica.

Chozo en Romanillos de Medinaceli2
Chozo en Romanillos de Medinaceli2

Técnica empleada para la colocación de la paja

En primer lugar tenemos que hacernos con una gran cantidad de paja de trigo cortada por una cosechadora siendo como mínimo de 60 cm o más de largo (la altura de la paja depender� de la planta y del clima donde fue sembrada).

Luego la paja se agrupa en haces y se ata manualmente antes de que apriete el calor, ya que la alta temperatura podría llegar a deteriorarla. Pasados varios días se recoge con un tractor y un remolque un total de 557 fardos de paja, y con esto se formar el tejado del chozo evitando que se moje el interior y al mismo tiempo haciendo que el calor no penetre. Con estas técnicas mantendremos unas temperaturas medias durante todo el año de 12 º C, independiente de la temperatura exterior.

Chozo en Barahona7
Chozo en Barahona7

Antes de colocar la paja definitiva, tiene que mojarse con la lluvia varias veces, de esta forma la paja se hace flexible y facilita su trabajo. Antes de empezar a colocarla tiene que estar bien mojada, y las personas que la colocan tienen que llevar puesto un pantalón impermeable y botas de agua.

Para poner la paja necesitamos situar una escalera por el lado en el que estamos trabajando, fijándola con una cuerda al otro lado de la pared. No se aprecia en las fotografías, pero se dejó un grueso de paja de 20 cm a unos 45 grados de inclinación por debajo de la que ya estaba colocada, para que de esta forma se compactase con la paja anterior y a continuación, con un palo, se golpeó para conseguir que la paja se fijase evitando así que el aire pudiera levantarla. Y de esta manera es cómo colocamos la paja en todo su perímetro.