Moza si a La Compra vas

Si en el Desencajonamiento lo pasamos en grande y en el Lavalenguas disfrutamos como nunca, lo vivido en La Compra nos deja casi sin palabras. Ambiente extraordinario durante una de las jornadas sanjuaneras por excelencia, y que estuvo marcada por la alegría y la emoción a partes iguales.

La mañana empezó fría, más bien “fresca” como nos gusta decir a los sorianos. Nos concentramos en Cañada Honda para asistir a la “Comprilla”, en la que no pudimos ver cómo mozos y caballistas encerraban en los corrales a nuestro toro “Veloz”, que se hizo el remolón y tuvo que subir motorizado a bordo del camión hasta los corrales de arriba. Tras disfrutar del encierro y de unas cañas en los chiringuitos, pusimos rumbo a Soria para disfrutar junto a nuestra cuadrilla de un almuerzo en el Bar Florida. Descansamos un poquito, y enseguida nos concentramos ya toda la cuadrilla en nuestro local para preparar todo lo necesario para la merienda de la tarde. Antes, algunos de nuestros colaboradores ya habían montado en el Merendero de Autoridades las mesas y sillas para disfrutar de La Compra. Así que tras cargar bien las furgonetas (contamos con la profesionalidad de La Exclusiva Logística Social) y decorar convenientemente el cartel de la Cuadrilla de San Juan y nuestro autobús, los colaboradores subieron a bordo del mismo rumbo a la Calle Sagunto, y los jurados nos dirigimos a la Plaza Mayor para desfilar en comitiva junto a los demás jurados y la Banda de Música. Fue muy emocionante ver como toda la cuadrilla nos enfundábamos ya las camisetas de la cuadrilla, ¡nos hizo mucha ilusión ver el equipazo que hemos formado!

El bastón del jurado de San Juan

El bastón del jurado de San Juan

Los jurados de Santo Tomé, San Clemente y San Martín, y de San Juan

Los jurados de Santo Tomé, San Clemente y San Martín, y de San Juan

Algunos de los colaboradores de nuestra cuadrilla esperando junto al autobús

Algunos de los colaboradores de nuestra cuadrilla esperando junto al autobús

Así que tras el sonido de los cohetes, salimos desde la Plaza Mayor en desfile hasta Mariano Granados, amenizados por la sanjuanera de “La Compra” a cargo de nuestra Banda Municipal. A continuación, cada pareja de jurados nos dirigimos a nuestro autobús donde nos esperaban ya los miembros de nuestra cuadrilla. Pasamos un trayecto hasta Valonsadero inolvidable, donde no paramos de cantar, reír y beber vino de las botas de la cuadrilla. A la llegada a Valonsadero, jurados y secretarios nos dirigimos a ver la suelta de los novillos, mientras que el resto de colaboradores se repartieron entre chiringuitos y pradera. ¡Por fin pudimos ver a nuestro toro “Veloz”, negro burraco, sin crotales en las orejas y con el nº 1 marcado en el lomo (pese a tratarse del nº 18)! Fue el penúltimo en salir desde los corrales hasta la pradera de Cañada Honda, pero con las hechuras que mostró, y con el nombre que acredita, no tenemos duda de que será el primero en llegar a la Plaza de Toros el Jueves La Saca.

El sacador de mozas y uno de los cuatros de la Cuadrilla de San Juan

El sacador de mozas y uno de los cuatros de la Cuadrilla de San Juan

El Jurado con la bota; la Jurada con el bastón de mando

El Jurado con la bota; la Jurada con el bastón de mando

Calmando la sed de los sanjuaneros desde lo alto

Calmando la sed de los sanjuaneros desde lo alto

Los jurados de todas las cuadrillas, con nuestra secretaria en primer plano

Los jurados de todas las cuadrillas, con nuestra secretaria en primer plano

Ambientazo en el paseíllo de los sanjuaneros

Ambientazo en el paseíllo de los sanjuaneros

Finalizada la suelta de novillos, y emocionados con el recibimiento de todos los sanjuaneros a los jurados de todas las cuadrillas, nos dirigimos al Merendero de Autoridades, donde vivimos el momento cumbre del día. Nuestra jurada, “que nunca fue ruin, tenía preparada merienda sin fin”. Y es que gracias a los colaboradores que tenemos, para los que no tenemos más que palabras de agradecimiento, nos esperaba una mesa preciosa, con una decoración cuidada al detalle, y con una merienda que podemos dar fe de que estaba buenísima (tenemos un cocinero que es un fenómeno, además de rico, buena presencia). Disfrutamos mucho de la merienda en un ambiente extraordinario, y recibimos como no podía ser de otro modo la visita de las autoridades, a quienes dimos a probar nuestra merienda y con quienes charlamos de forma distendida. Tras la merienda, baile en la pradera amenizado por la Banda, en compañía de todas las cuadrillas. El sol ya se ponía, y al anochecer era el turno de regresar a Soria, de nuevo con un ambiente festivo en el autobús que no olvidaremos. Ya en Soria, desfilamos hasta la Plaza Mayor y de nuevo bailamos al son de los compases de la Banda nuestras sanjuaneras, dando así por finalizada la mejor Compra de nuestra vida.

La mesa de la merienda de La Compra de la Cuadrilla de San Juan

La mesa de la merienda de La Compra de la Cuadrilla de San Juan

Foto de equipo de la Cuadrilla de San Juan junto a La Exclusiva

Foto de equipo de la Cuadrilla de San Juan junto a La Exclusiva

Nuestro cuatro Iván bailando con la madre de la jurada

Nuestro cuatro Iván bailando con la madre de la jurada

¡GRACIAS, DE VERDAD, MILES DE GRACIAS DE PARTE DE LOS JURADOS DE LA CUADRILLA DE SAN JUAN A TODOS LOS QUE ESTÁIS HACIENDO DE ESTAS FIESTAS ALGO INOLVIDABLE!

Nacho Lapuerta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación *