thumb image

Cap. 270. 13-10-2021. Ascenso al pico más alto de Burgos, el San Millán

Este miércoles, aprovechando de nuevo una jornada de sol y el descanso entre semana de varios de nosotros, nos acercamos hasta la Sierra de la Demanda burgalesa, para intentar hollar el punto más alto de la provincia de Burgos, el San Millán, donde ya estuvimos el 4 de septiembre de 2016.

Si entonces el punto de partida elegido fue el Puerto del Manquillo, probablemente la ruta más corta dentro de las que todavía se pueden considerar montañeras, ahora hemos salido desde un poco más abajo, desde la muy bonita, rojiza y bien conservada localidad de Pineda de la Sierra, situado 200 metros más abajo del puerto.

La caminata, por tanto, sube desde los 1.200 metros hasta los 2.131 del San Millán, en un trayecto de nueve kilómetros de cuesta arriba continuada para salvar esos 900 metros. Salvo unos metros al principio y otros al final, en ningún momento hay desniveles de importancia.

Además, tampoco hay ni un solo tramo que se pueda considerar técnico, pues de hecho avanzamos todo el rato por una especie de pista aparentemente accesible durante los nueve kilómetros para vehículos todoterreno.

Hoy, como ya nos nos sucedió hace cinco años, Eduardo, José, Óscar y yo hemos disfrutado durante las cuatro horas de excursión de un día plenamente soleado. Al comienzo de la ruta, a las nueve de la mañana, el termómetro del coche marcaba -2 grados. Y al final, la velocidad del viento era altísima y no nos ha permitido disfrutar de ese momento de cumbre más allá de los poco segundos necesarios para tomar la fotografía.

A cambio, el 90% del trayecto se ha hecho en unas condiciones buenísimas de visibilidad y de temperatura, pues nada más empezar a andar ha emergido el sol y su presencia se ha notado radicalmente.

No hemos hecho descansos salvo una breve parada en la subida, así que el buen almuerzo que llevábamos preparado nos lo hemos comido ya abajo, en el pueblo, disfrutando probablemente de uno de los últimos mediodías ‘calurosos’ del 2021. A la hora de la comida ya estábamos en Soria.

Hay varias maneras de subir al San Millán. Esta es más bien larga pero muy sencilla. Hay otras que sí salvan desniveles muy importantes en algunos tramos, lo que las hace más interesantes y complicadas sobre todo en los meses de invierno, en los que además se presupone que la fuerza del viento puede ser todavía mucho mayor en la parte final de la cresta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.