thumb image

3-12-2017. Al Acebal de Garagüeta desde el Molino del Tío Manuel

Esta mañana ha sido una de las más frías del año, pero las previsiones daban sol y nula probabilidad de precipitaciones, con lo que hemos aprovechado para abrigarnos bien y lanzarnos a pisar la nieve que había caído en los dos últimos días. La intención original era subir al Alto del Hayedo de Santiago, en la zona de San Pedro Manrique, pero el puerto de Oncala estaba cortado a primera hora del día y luego solo podía circularse en él con cadenas o neumáticos de invierno, así que hemos cambiado de ruta.

Rápidamente se nos ha ocurrido que, como siempre en este mes de diciembre, ir al Acebal de Garagüeta podría ser una buena idea. Como la mayoría de los sorianos lo conocemos en sus rutas más habituales de Arévalo o Torrearévalo, o subiendo por la pista desde Gallinero, hoy hemos aparcado en un lugar diferente, en el Molino del Tío Manuel, cerca de la carretera nacional N-111. El molino se halla en buen estado de conservación por fuera como se aprecia en la fotografía.

Nos ha costado aparcar por la nieve acumulada en el camino, pero algunos empujones y la pick-up abriendo huella han solucionado el problema.

Desde allí ya hay un sendero GR, el que continúa hasta Santa Cruz de Yanguas tras una larga caminata de varias horas. Nuestro objetivo de hoy era más modesto.

En una hora y media desde los coches hemos llegado a uno de los tornos, al occidental, de los que dan acceso al considerado el acebal más grande de Europa. No hemos estado mucho en él, apenas el tiempo para hacernos la foto de grupo y para ver algunas bolitas rojas en algunos ejemplares y otras más anaranjadas. Pronto alguna de esas ramas estará adornando algún hogar en cualquier lugar de España.

El regreso ha sido casi por el mismo camino, sin subir al Castro de los Castillejos que sí hemos pisado a la ida.

En las tres horas de marcha nos hemos hinchado de pisar nieve, algo que no podía decirse ni hace una semana ni hace un año exacto, cuando fue tan esquiva y tan tardona a la hora de visitarnos.

Esperemos que dure y que la visitemos varias veces en lo que queda de invierno. La entrada de mañana, precisamente, tendrá como protagonista esa palabra: invierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.