Espe, Visi y María, manzando mantequilla para un reportaje
thumb image

29-11-2017. Valle de la Mantequilla, sí… Valle de la Mantequilla, no

Esta es la segunda entrada que dedico a aquellas cosas curiosas que he encontrado en los periódicos antiguos de España gracias a la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España.

Esto decía ‘El Progreso Agrícola y Pecuario’ en un reportaje sobre la provincia de Soria en la primera década del siglo pasado, hace más de 100 años: «En todos ó en la mayor parte de los pueblos dedican al cultivo hortícola una parte, aunque pequeña, de las tierras que, próximas al pueblo, presenten mejores condiciones de composición y humedad convenientes, de las que obtienen la cantidad de hortalizas que anualmente necesitan para su consumo en el hogar doméstico; existen también otros en que se cultivan plantas industriales textiles y económicas, cáñamo y lino, azafrán y anís, algunos en que la vid es el cultivo dominante y otros, como los que compone la extensa zona ó comarca de Pinares, en que el aprovechamiento de maderas y el de los pastos naturales es el único modo que para obtener sus beneficios puede emplearse, y por último, hay algunos pueblos, aunque pocos por desgracia, en los que, como sucede en Valdeavellano de Tera, dedican á prados una gran parte de las tierras que cultivan, proporcionándose así el heno ó forraje que, convenientemente conservado, sirve después para la alimentación de sus ganados, especialmente el vacuno, de cuya leche extraen la exquisita manteca con la que elaboran después las renombradas mantequillas de Soria (…)».

Este periódico era de carácter nacional, con lo que la mantequilla de Soria, y más concretamente la de la zona donde se ubica Valdeavellano de Tera, tenía fama en toda España.

Recientemente acudí a una reunión en Valdeavellano para tratar de relanzar turísticamente la zona. Cualquier persona que la haya visitado con tranquilidad, durante un par de días o más, ha salido enamorada de lo que ha visto.

En esa reunión se propuso el nombre genérico de El Valle de la Mantequilla para aumentar el atractivo. No es algo nuevo, pues ya puede verse esa denominación en algunos carteles.

Algunas voces piensan que la denominación podría no ser acertada, porque en la actualidad no se fabrica este manjar a nivel industrial en este valle soriano del Razón, y así se planteó en la reunión como un apunte.

Pero… ¿alguien espera encontrar seda en la Ruta de la Seda… alguien espera encontrar plata en la Vía de la Plata… alguien sueña con que va a tropezarse con unas pepitas en la Ruta de la Fiebre del Oro de las remotas tierras del Canadá?

En otras palabras: el hecho de que ahora mismo no se produzca mantequilla ni en mi pueblo ni en los de los alrededores no es suficiente para pensar que el nombre de El Valle de la Mantequilla no es acertado.

Otro tema es que, ojalá, algún día, alguna empresa de Soria, decida montar una pequeña fábrica de mantequilla en El Valle. Mientras tanto, se mantiene el recuerdo del manzado en las jornadas especialmente dedicadas para ello en el mes de agosto, y en algunos días sueltos cuando lo requieren los medios de comunicación.

El tirón del nombre se mantiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.