Matar el gusanillo

Después de acabar con Ladón, el dragón de las cien cabezas, Hércules entregó a Euristeo las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides con una desdentada sonrisa de satisfacción.

2 pensamientos sobre “Matar el gusanillo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco × cuatro =