La llamada

LA LLAMADA

Sus manos no están encallecidas por remos, sogas y redes. Ni el rostro curtido por el sol, el viento y la sal. Lejos queda el mar que dio sustento a sus antepasados. Pero en el silencio de la noche puede sentir el seductor canto de las sirenas.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

4 pensamientos sobre “La llamada”

  1. Recuerdo el genial microrrelato de Edmundo Valadés titulado La búsqueda: «Esas sirenas enloquecidas que aúllan recorriendo la ciudad en busca de Ulises»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− ocho = cero