Eterno aroma

02ivisibilidadMientras la viuda abre las ventanas de par en par y llena la casa de ambientadores en un desesperado intento por eliminar aquel desagradable olor a pies tan característico de su difunto marido, éste, recostado en el sofá  del salón, disfruta de su invisibilidad.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

                      

                                                                                     

6 pensamientos sobre “Eterno aroma”

  1. Creo que está más cómodo con la situación el difunto que la viuda. Gracias Marcos.
    Lo bueno de los microrrelatos es que puedes leerlos y releerlos y volver a leerlos. Gracias Yol.
    Eso de «hasta que la muerte os separe» no va con ellos. Gracias Juan.

  2. Texto seleccionado en el I Concurso de Microrrelatos ACEN (Asociación Cultural de Escritores Noveles) en el año 2011 y publicado en el libro Bocados sabrosos, ACEN, 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve × cuatro =