Esperanza

ESPERANZA

Todavía la recuerda, montada en el desaparecido tranvía de la línea 5, regresando a Delicias con el cabello recogido en un moño y aquella mirada perdida tras la ventanilla. Nunca supo su nombre. Jamás se atrevió a decirle nada. Quién sabe – piensa ahora mientras lee en el periódico de la residencia el recorrido de la futura línea 2 del actual tranvía – Quizá tenga una nueva oportunidad.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

 

 

8 pensamientos sobre “Esperanza”

  1. Si la linea 1 todavía genera polémica, no hablemos del proyecto de la segunda linea. Yo me alegro del regreso del tranvia a Zaragoza. No lo llegué a conocer por poco. Creo que desapareció en 1976.

    1. Reconozco que para los vehículos la vuelta del tranvia es algo negativo pero para los peatones es positivo pues hemos recuperado zonas de paseo. Lo malo es que han desaparecido demasiadas lineas de bus.

    1. Así es, Merce. Esperemos que nuestro protagonista no la pierda. Y es que parece que la linea 2 tardará en llegar. Entre la oposición vecinal y la crisis …

  2. Este texto quedó finalista en el IV Concurso de Microrrelatos La Calle de Todos de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza en el año 2014.

  3. Tener una nueva oportunidad como esta de conocerse no es algo que se presente todos los días. Deseo que esta vez ambos (tres con la máquina)lleguen a tiempo.
    Enhorabuena por el merecidísimo laurel, Raúl.

    1. Muchas gracias Bea. Estoy convencido de que se reencontrarán de nuevo en el tranvia y él esta vez se armará de valor para hablar con ella. Temas no les van a faltar: Ya podían poner más vagones que vamos como sardinas en lata, vaya falta de educación que no respetan los asientos reservados a los ancianos …

  4. Eso espero….que si en un futrío se vuelven a encontrar ésta vez se atreva a hablar con ella,quién sabe lo que tiene destinado el futuro,quizás ambas partes se sorprendan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = uno