Dies irae

Cuando el ángel hizo sonar la última trompeta, él decidió permanecer en la tumba, no por miedo al Juicio Final, que por otra parte ya lo sabía perdido, sino por que ésta era de fino mármol de Carrara.

4 pensamientos sobre “Dies irae”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres × = veinte uno