De vuelta a casa

DE VUELTA A CASAEl anciano escritor regresaba a su tierra tras décadas de exilio político. Una multitud entusiasta aguardaba con impaciencia sus palabras. Ya nada debía temer. Por fin el país respiraba libertad. Pero en el mismo lugar donde años atrás perdió a su familia, no hubo espacio en su discurso para el odio ni el rencor. Y se vio obligado a exiliarse nuevamente.

Ilustración: Manu Jurado Garrido

5 pensamientos sobre “De vuelta a casa”

  1. Supongo que la procesión va por dentro y el anciano escritor no quiso avivar el fuego. Una postura inteligente, según mi modo de ver. Aunque no fuera la esperada y deseada.

  2. No fue una postura popular, la verdad, por eso tuvo que «tomar las de Villadiego».
    Cuando me dispuse a titularlo, me planteé cual era realmente su casa, si la tierra que le vio nacer o la que lo acogió con los brazos abiertos. «De vuelta a casa» pretende tener por tanto dos lecturas.
    Estoy de acuerdo contigo, Juan, las ilustraciones de Manu son muy divertidas. Gracias por tus palabras.
    Y, como no, gracias también al artista.

  3. Texto e ilustración del libro Cerdito de porcelana y otros microrrelatos, Editorial La Fragua de Metáforas, Colección Hojas de Fuelle, Córdoba, 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − = cinco