De cinco a siete

CASAGRANDE

El paciente de la habitación que da al estadio, irradia felicidad cada quince días. No le gusta el fútbol pero le encanta recibir tantas visitas.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

4 pensamientos sobre “De cinco a siete”

  1. Ahora con el tejadillo apenas se ve parte del césped.
    Y como no arreglen el estadio pronto cualquier desgraciado día serán los aficionados los que ocupen las habitaciones del hospital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× seis = cuarenta ocho