Bilocación

bordados

No entendía Felipe IV cómo si enviaba las cartas al convento de Ágreda, las contestaciones de Sor María Jesús llegaban de Nuevo México.

9 pensamientos sobre “Bilocación”

  1. La ilustración corresponde al frontal del Altar Mayor del convento de la Concepción bordado por Sor María Jesús de Ágreda con motivos de Nuevo México.

  2. Raúl, en cuanto a la forma, ese «como» no llevaría tilde ¿? y Nueva México, será Nuevo México…
    En cuanto al fondo opinaré que la evangelización de las Américas fue de todo menos pacífica y bilocalizada.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

  3. Cierto David. Ahora mismo lo corrijo. Sor María de Ágreda me parece un personaje histórico interesantísimo. No solo porque llegó a ser consejera del monarca sino por esa capacidad que le atribuían de poder estar en dos lugares a la vez.

  4. Sí, Juan. Cuando llegaron los franciscanos a «evangelizarles» (lo pongo entre comillas, David) los indígenas les hablaron de una mujer que se les había aparecido para que abrazaran la fe católica.

  5. Ya ves, viajó al Nuevo Mundo sin haber salido nunca de su Agreda natal. Por cierto, en el convento descansa su cuerpo incorrupto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× ocho = treinta dos