Aquelarre

Estaba todo dispuesto, el fuego, el pentáculo, las túnicas, el cuchillo…solo faltaba la sacrificada. Y todas las presentes se miraron unas a otras como si el mismo diablo habitara en sus ojos.

3 pensamientos sobre “Aquelarre”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− cinco = uno