Diferentes actividades

Fotografía de Javier de Julián
Instagram @deju71_streetphoto

Cuando llegó al otro extremo de la tirolina, el joven estaba muerto. Su grupo de amigos no daba crédito a lo sucedido. Habían ido a aquel pueblo a celebrar una despedida de soltero diferente, alejada de la típica borrachera en la ciudad ataviados con ridículos disfraces. Propuesta que contentó a la novia por tenerla por más sana e inofensiva. Jamás hubiera imaginado que al término de la jornada quedaría compuesta y sin novio.

– Ha tenido que ser un infarto – coincidieron los compañeros – Le pudo la impresión de verse ahí arriba.

Los guardias civiles que se personaron en el lugar hubieran dado por válida esta hipótesis de no haber encontrado una irregular mancha carmesí en la alegre banda del finado. Sin duda, le habían disparado.

Y cual fue la sorpresa al descubrir que la prometida también festejaba allí su despedida, habiendo elegido para la ocasión una actividad más arriesgada si cabe: prácticas de tiro al aire libre. Por lo visto, no le quedó del todo claro aquello de apuntar antes de disparar.

Habían resuelto el caso en tiempo récord. Lástima que no se tratara de agentes de la benemérita reales sino de participantes de otra celebración que habían optado por jugar al escape room en plena naturaleza.

Injusticia

Ilustración tomada de Decathlon.es

Míralo ahí, tan ufano, recibiendo los abrazos, las felicitaciones de sus compañeros mientras el estadio entero lo aclama como a un héroe. Pero ¿que hay de mí? ¿Acaso no fui yo quien señaló penalty en un ridículo tropiezo fuera del área?