Nudo gordiano

¡Él será nuestro rey! – exclamaron los frigios dirigiendo su mirada al labriego, un tal Gordio, que atravesaba con su carreta la puerta de la ciudad. Cuando éste quiso dar media vuelta ya le habían atado con un nudo imposible de deshacer.