Caín y Abel versión Disney

OSWALD

Siempre me ha envidiado. No podía soportar ver cómo alcanzaba la fama mientras él era condenado al olvido. ¿Acaso alguien recuerda a Oswald, el conejo de la suerte? Pero no temas cariño ya no podrá hacernos daño – exclama el ratón mientras se desprende de sus blancos guantes, ahora salpicados de sangre, ante la perpleja mirada de la dulce Minnie.