Aquiles

AQUILES

No se hubo sumergido del todo cuando Tetis, su madre, lo sujetó del talón.

Hasta que no hagas la digestión, no te bañas en el río.

Ilustración: Lola Gómez Redondo

Paris

Parispeq

Presa de la indecisión sobre a quién de las tres diosas, Hera, Atenea o Afrodita, debía entregarle la manzana, resolvió abandonarla en el Jardín del Edén.

Ilustración: Lola Gómez Redondo