¿Puede nevar sin nubes?

El pasado sábado en la localidad de Sotos del Burgo, Jorge Sanz grabó los vídeos que se muestran a continuación y en los que se observa como caen copos de nieve con un cielo en la vertical despejado. Únicamente en el horizonte se pueden observar algunas formaciones nubosas.  La explicación más lógica a este fenómeno habría que buscarla en el viento de componente norte y noroeste que sopló el sábado.

 

A nivel de superficie no fue uno de los días más ventosos de la semana, como ejemplo tenemos la estación de El Burgo de Osma donde la racha máxima alcanzó los 41 km/h, un valor inferior a la racha máxima marcada el viernes o el domingo, cuando el viento superó los 50 km/h. A pesar de que en superficie el viento no soplara tan fuerte como otros días, sí que era muy intenso en niveles más altos. El sábado por la mañana los vientos soplaron de forma sostenida a unos 50 km/h alrededor de 1500 metres  y de unos 70-80 km/h a unos 3000 metros. La intensidad de estos vientos pudo ser la causante de la llegada de estos copos de nieve o pequeñas partículas de hielo que vinieran arrastradas de otra zona donde las nubes sí que estaban precipitando, posiblemente esas nubes que se podían observar en el horizonte.

A esta precipitación AEMET la llama nieve venteada en su léxico de montaña, y es que este es un fenómeno frecuente en la montaña. Es habitual en situaciones de fuerte viento en niveles altos (como el que tratamos) que la nieve que se acumula en alguna cima montañosa sea transportada hacia zonas más bajas de sus vertientes debido al efecto del viento. En este caso ni siquiera hace falta la presencia de nubes.