Climatología o Meteorología

Meteorología y climatología son dos términos que acostumbran a ser confundidos habitualmente, algo que gusta bastante poco a los que se dedican a alguna de estas dos ciencias. Ya hace unos cuantos años que en la primera clase de una asignatura de climatología, el profesor dedicó prácticamente la mitad de la clase a exponernos las diferencias entre la climatología y la meteorología, sin venir más o menos a cuento, porque desde luego aquello no era parte del temario. Su exposición parecía tener un punto de cansancio sobre la confusión de estas dos palabras, algo en lo que hasta aquel momento no había caído pero que con el tiempo he visto que se trataba de algo muy frecuente.

¿Y a que nos referimos con cada una de las dos palabras? ¿A que nos referimos cuando hablamos de climatología? Pues bien, la climatología es la ciencia que estudia el clima, y como clima entendemos las condiciones atmosféricas que caracterizan la evolución del tiempo meteorológico de una región determinada. Para entendernos, cuando hablamos de clima nos referimos a los características generales que marcan el tiempo de una región. Por ejemplo, las temperaturas habituales en Soria para un mes de diciembre deberían estar alrededor de los 8 ºC de máxima y los 0ºC de mínima, porque así lo marcan las temperaturas medias de los meses de diciembre en Soria calculadas con todos los meses de diciembre de los que se tiene registro. La climatología también nos dirá que para este mes de diciembre debemos esperar que se produzcan unas 4 nevadas, ya que de media son las que se producen en diciembre en Soria. Por tanto se trataría de caracterizar una zona, en este caso según la experiencia de años anteriores, y nos daría unos valores habituales o medios de una región, por ejemplo esos valores de temperaturas máximas o mínimas o los días que suele ser habitual que nieve, en este caso en Soria. Eso no quiere decir que en este próximo mes de diciembre no pueda haber 10 días de nevada o que la temperatura máxima del mes llegue a los 15 ºC y por tanto sea bastante más alta que la media climática.

Por el otro lado nos encontramos con la meteorología que sería la ciencia que estudia el estado físico de la atmosfera en un momento determinado y que tiene como principal objetivo prever la evolución de su estado. Y hay que remarcar claramente ‘’en un momento determinado«. Por ejemplo, el pasado sábado mientras se disputaba el partido Numancia-Llagostera la temperatura era de 1 ºC y nevaba. Por tanto, un resumen rápido de que es meteorología y climatología sería ‘’condiciones atmosféricas instantáneas versus condiciones atmosféricas medias’’.

La confusión entre los términos climatología y meteorología es muy habitual en los medios de comunicación y no cuesta encontrar titulares donde su uso es incorrecto. Normalmente el error acostumbra a ser utilizar ‘’las condiciones climatológicas’’ donde debería decir ’’las condiciones meteorológicas’’. Como ejemplo, hace un par de meses algunos periódicos tanto de información general como deportiva publicaban el siguiente titular para referirse a una carrera motociclista: ‘’Dovizioso aprovecha las malas condiciones climatológicas para marcar el ritmo’’. Por supuesto el motociclista Andrea Dovizioso lo que aprovechó aquel día del Gran Premio de San Marino fueron las malas condiciones meteorológicas (en aquel caso la lluvia) para alcanzar la primera posición debido a que muchas de sus rivales sufrieron caídas debido a la situación meteorológica.

También en comunicaciones de organismos oficiales se suele ver algún error parecido. Recuerdo un anuncio y algún comunicado de la DGT (Dirección General de Tráfico) en el que se advertía de los peligros de la conducción bajo ‘’condiciones climatológicas adversas’’. Nuevamente, con lo que tenemos que tener cuidado al conducir es con las condiciones meteorológicas adversas que nos podamos encontrar en un trayecto; como la nieve, la lluvia intensa, el viento fuerte…

Mientras escribía esta entrada al blog el comentarista de un partido de futbol comentaba que la climatología había sido mala durante la primera parte de un partido, debido a que había llovido y granizado. Una más.