Comer en Soria (II)

concentracion_redes_socialesLas sugerencias del buscador más usado en Internet, Google, nos pueden dar muchas pistas sobre por dónde van los tiros en materia gastronómica soriana. Si uno busca ‘comer en Soria’, rápidamente Google nos sugiere el adjetivo ‘barato’, después, el término ‘en la provincia’, seguido de ‘en la capital’ y de ‘barato y bien’. Estas palabras ya nos llevan a algún sitio. La gente que quiere venir a Soria a comer quiere hacerlo barato y bien y antes en la provincia que en la capital. Pues bien. En los resultados del buscador no aparece ningún sitio web público o privado que satisfaga la curiosidad del personal buscador. Aparecen páginas que son foros públicos donde turistas y comensales comparten opiniones. El cliente manda, las recomendaciones y opiniones valen más que cualquier publicidad; de ahí la importancia de mostrarse abierto, de gestionar bien a través de la red la comunicación con los comensales, reales y potenciales. Sin embargo, una gran parte de la hostelería soriana aún no se ha adaptado a la nueva realidad virtual. Desconocen y temen el poder de las redes sociales y de las nuevas tecnologías y no entienden cómo pueden ayudarles. Una vez más, hay claras y significativas excepciones, pero son muy escasas. Es difícil hacer entender a bares y restaurantes que aunque ellos no quieran estar en la red para no exponerse al juicio público, éste ya se está produciendo y es mejor conocerlo para poder responder o actuar. El boca-oreja de ayer son las redes hoy. Muchas más personas de las que imaginamos preguntan a otras antes de elegir un restaurante y su juicio suele ser determinante. Si uno cuenta en su página web maravillas sobre su carta, nada tendrá que hacer si los comensales aseguran que el sitio es caro, que el servicio es malo o que la comida no está rica. Así que lo primero es tener una oferta honesta y una buena atención al cliente y lo segundo, controlar qué y quién habla de nosotros.

Foodspotting_screensPor otro lado, cuando uno bucea en gastronomías de otras provincias aparecen productos concretos y unificadores, como la ternera de Ávila o el cochinillo de Segovia. Es obvio que en Soria hay muchos y buenos productos, pero el imaginario del potencial turista gastronómico no tiene uno diferenciado en mente. Setas, torreznos, migas, cordero…son los que encabezan el ranking, pero ninguno destaca de forma especial. Se han hecho varios intentos para intentar que las setas y los hongos fueran un distintivo soriano, pero muchos se han quedado en el camino, en parte porque el sector no ha creído en este potencial. En ese campo sigue habiendo un desarrollo, al igual que con otros productos que nos distinguen, como la mantequilla. ¿En cuántos restaurantes sorianos se usa este producto como singular y diferenciador? Es solo un ejemplo, pero significativo.

 

Tags from the story
More from silvia

Gadhus, fusión en el plato

He estado unos días en Valencia, así que bien podría iniciar aquí...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *