SUFRIDAS MADRES

Siempre es una pena hablar de lo bien que han estado espectáculos que hemos visto, pero que ya no tenemos fácil acceso a ellos. ¿Quién va a «perseguir» la obra de teatro En construcción que vimos el jueves 6 de febrero o Pielescallar del Ballet Contemporáneo de Burgos el martes 11?

Es lo que esta noche  me ha hecho sentarme y escribir una nueva entrada para este blog. Llevamos una semana del mes de febrero y hemos visto dos espectáculos formidables, distintos, emocionantes, de esos que te dejan una estupenda sensación cuando sales del teatro. Ojalá alguien los descubra en algún otro teatro, no se arrepentirá.

Mañana jueves, 13 de febrero, a las 20,30 horas, a La Audiencia llega el espectáculo La gloria de mi mare (15€ o 7,5€ con descuentos) de la Choni Cía Flamenca. http://www.choniciaflamenca.es/es/compañia/espectaculos/item/la-gloria-de-mi-mare No me voy a enrollar, porque está demostrado que a estas alturas de esta entrada bloguera los pocos que han comenzado a leerla, ya han abandonado tan ardua tarea.

SI QUIERES A TU MADRE, DEBES VER ESTA OBRA Y LLEVARLA CONTIGO. TAMBIÉN VALE PARA PASAR UN RATO ESTUPENDO SIN TU MADRE

Y esta obra sí que la recomiendo porque yo ya la he visto. De hecho voy a repetir (con la de tareas que tengo pendientes en mi ajetreada vida cultureta). Pero es que me lo pasé muy bien hace dos años en Ciudad Rodrigo cuando la vi. Me pareció un espectáculo:

–    nada sesudo, pero muy tierno

–    coplero-flamenco, pero para los que no nos gusta el Flamenco y creo que también para los amantes de este Patrimonio de la Humanidad

–   divertido, pero con chicha en lo que se dice (las letras se entienden y sugieren, ya veréis) ¿Por qué pienso que lo divertido no puede tener sustancia? Será influencia televisiva o mi sentido didáctico neoclásico epicúreo. Qué lío

–   clásica, pero con gusto e innovadora. No entiendo de bulerías, guajiras, toques, tonás, seguiriyas, bandolás, tarantos, trilleras (términos que el nuevo Diccionario de la RAE va a incluir en la próxima edición de este año 2014), pero los pies se me iban y las manos me hacían discretamente marcar el ritmo con los dedos sobre mi pierna.

–   completo. Son cuatro, pero cunden como diez o doce. Escenografía sencilla, pero cantan, bailan, tocan, se mueven… lo hacen todo

– maternal, pero sin ñoñismos. A ver quién no se siente identificado con alguna de las situaciones que se plantean entre esa mare y esa hija que quiere triunfar en el mundo del espectáculo

–   de arte en estado puro, pero no de ese de Arco que ahora cuesta más barato porque han bajado su I.V.A.

Bueno, al final he encontrado una crítica de un bloguero sevillano, Carlos Herrera Carmona, que él también la ha visto, y lo explica mejor que yo. Quien haya llegado hasta esta parte de la entrada bloguera que le dedique dos minutos más y lea la crítica en este enlace. http://www.masteatro.com/critica-de-la-gloria-de-mi-mare/  Él dice menos tonterías que yo. Si a mí lo que me gusta es mirar y no actuar.

Apuntes de cine

Estoy un poco cansado de ver pelis en las que sufrimos hasta los ataráxicos: Doce años de esclavitud (demasiado hiperrealista, aunque sea verdad), El lobo de Wall Street (sufro viendo que nos toman el pelo y que hacen lo que quieren con nuestro dinero. Aunque me gustó mucho la visión paranoica que Scorsese muestra a través de su personaje y lo que realmente fue la vida de este tipo), El médico (cuánta penuria medieval y por qué algunos religionarios están tan convencidos de que lo suyo es lo único), La gran estafa americana (sufrí viendo a Christian  Bale porque no sé si me gustó o no con esa caracterización exagerada. También sufrí porque creía que en algún momento de la peli a Amy Adams se le iba a ver un pecho),  Agosto (no he visto la peli -me resisto después de ver la obra de teatro-, pero cada vez me desespera más que alguien  se crezca pisoteando a personas cercanas o queridas), Declaración infantesca

Así que esta semana me he ido a ver a Mary Poppins en Al encuentro de Mr. Banks y Lego la película. La verdad es que con la primera he disfrutado «sufriendo» con la historia real de la creadora de Mary Poppins. Sería un interesante ejercicio coger a los alumnos ver Mary Poppins y después ponerles esta peli. ¿Les parecería todo demasiado ñoño o verían en los personajes algo de ellos? No sé, igual no me complico tanto y les pongo Lego, la película, que también hay traumas por ahí escondidos en Batman y otros personajes.

Por cierto, el viernes  a Los Lara vuelve Vivir es fácil con los ojos cerrados. Esta sí que sería una buena peli para ver con los alumnos. Si pudiera llenaría el cine con alumnos y disfrutaría con la bonhomía de ese profesor y con la rebeldía de esos adolescentes. Y además les enseñaría quiénes son Los Beatles, aunque a mí el último vídeo de Myle Cirus no me disgusta ¿esos ojos azules gravity serán realmente suyos?

   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *