GRACIAS ‘CACHARREROS’

Vaya sorpresa más agradable ver anunciada, en este periódico digital, una obra del Teatro más Alternativo Madrileño.

Boxeo Foto

Boxeo para células y planetas de Angélica Liddell por la Compañía Siteatro, la podremos mirar actuar, este sábado 14 de marzo, a las 20 horas, en Soria. Los chicos de La Cacharrería nos la traen a su sede en el Arco del Cuerno por 6€ (entradas anticipadas en Discos El Rincón).

Acostumbrados al teatro comercial que llega a La Audiencia, es una gozada poder disfrutar en nuestra ciudad de experiencias teatrales diferentes. La propuesta es alternativa e incluso radical, como lo es su polémica autora, Angélica Liddell.

Boxeo para células y planetas es radical en los sentimientos ante la vida y ante la muerte. «Esta obra plantea el conflicto entre la materia y el espíritu, entre la posibilidad de crear belleza y la destrucción a partir del miedo a la muerte como origen de la melancolía y de la tristeza».

El espectador llevado al extremo para que se vaya a casa con un conflicto que solo su moralidad podrá arreglar, o no. Todo llevado al dolor que sirve para purificarnos. Muy trascendental. No sé cómo La Liddell todavía no ha hecho algo con la poesía mística española del siglo XVI.

Boxeo para celulas

Angélica Liddell es una persona que entiende el sufrimiento como una necesidad, como algo positivo. No creo que haya ningún «teatrero» que sea más «filósofo» que ella. Siempre se está peleando con ella y con la sociedad que corrompe al hombre. Sus obras le sirven para huir de la banalidad y de la vulgaridad. Sus representaciones son desgarros interiores y exteriores, agotadoras física y mentalmente. Son desbordantes si conectas con ella y no la consideras una pirada o una embaucadora. En alguna entrevista le he oído decir perlas como estas: «yo pienso gracias al odio», «trabajé con el amor, pero ante esta sociedad me quedo con el odio».

» Me gusta que las cosas me hagan daño».  Se pasa un poco cuando se automutila con cuchillas de afeitar o se golpea para quejarse de ese dolor y de ese sufrimiento que el mundo y lo que la rodea le causa.

Angélica Liddell, este año, decidió no representar en España ninguno de sus espectáculos, porque aquí no se la reconoce. Y la verdad es que tiene tal cantidad de seguidores fuera, que puede decir esto. Se la rifan en los distintos teatros europeos y del mundo. Podéis echar un vistazo a su puto calendario.

Angélica Liddell

Pero estos sorianos amantes de las artes escénicas (La Cacharrería lacacharreria.teatroycine@gmail.com) van y nos la traen a Soria. De la mano de unos de sus más fervientes seguidores, o eso deduzco yo, porque Carlos Bolívar la ha representado mucho en el Teatro Alternativo Madrileño. Carlos Bolívar, por lo que veo en san Google, es un currante del teatro, pero del teatro más potente e intenso. Leo que ha trabajado con textos de Arrabal, de Rodrigo García (ya tengo la entrada en mayo para Daisy) y de la Liddell. Ah, y me dejo a Paloma Pedrero, de quien, aquí en Soria, vivimos unos cuantos fans incondicionales, ¿verdad Lurdes?

Estos «cacharreros» están moviendo las artes escénicas sorianas y eso es de agradecer, incluso para aquellos que solo vamos de ‘críticos’ y no nos atrevemos a participar activamente en todas las propuestas que realizan tanto en invierno como en verano. Mea culpa por no hablar de ellos en vez de mencionar a los que llegan a La Audiencia y se van al día siguiente.

Programa Cacharrería

Gracias por traer a Soria lo que algunos sorianos nos vamos a ver a Madrid u otras ciudades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *