DOS SORIANOS EN EL 34 FESTIVAL IBEROAMERICANO DE CÁDIZ (2019)

No hace falta ninguna excusa para ir a Cádiz (muchos sorianos van recurrentemente y no se cansan), pero este año el Ayuntamiento de Cádiz nos ha acreditado para poder asistir al 34 Festival Iberaoamericano (2019)Así que, Mirando Actuar extiende su mirada, del 18 al 26 de octubre, y nos vamos a ver el mejor teatro de allende los mares. ¡Menudo gustazo!

Los espectáculos de sala se organizan, toda esa semana, en cuatro espacios:

  • En el Gran Teatro Falla:

Ya me duele perderme, el viernes 18 (hay que ver Mariana Pineda en Logroño), Flamenco Kitchen de los Atalaya. Si en algún punto de España os los encontráis, no dudéis de sacaros entradas porque esta gente hace teatro. Me explico, no sólo toman virtuosamente los textos (casi siempre clásicos) sino que también crean una escenografía dinámica y original  con unos determinados elementos que son la base de su adaptación teatral. A ver si en 2020 consigo pillar su Madre Coraje, su Marat-Sade y este Flamenco Kitchen.

El domingo 20, a las 20 horas, no me pierdo Paisajes para no colorear de la compañía chilena La Re-Sentida que ya triunfó en Madrid, el año pasado, con Tratando de hacer una obra que cambie el mundo y que éste vuelven, después de Cádiz, al Teatro Lliure y al Festival de Otoño de Madrid, con esta obra. Carlota Guivernau los distribuye en España y es una joya ella y las obras que nos trae.

El martes 22, a las 21 horas, la compañía colombiana L’ Explose, tras estrenar en el LAVA de Valladolid, va a Cádiz con La miel es más dulce que la sangre. Este título junta a Lorca y Dalí. Cuanto menos sugerente y surrealista. Seguro que nos sorprende.

El jueves 24, a las 21 horas, el último espectáculo en español de los siempre geniales Chapitô. Aunque Jesús Bárez, el gran concejal de cultura  soriano, me dijo que esta no está a la altura de Electra o Edipo, este shakespeare, bajo la mirada diferente de estos portugueses, es un lujo que cuando llegue a Madrid se hablará mucho de él. En la capital del reino esta compañía ya tiene unos fieles muy fieles de sus adaptaciones.

Y el sábado 26, a las 22 horas, Viva!! de la Compañía de Manuel Liñán. Este espectáculo flamenco-teatro-danza llenó la Sala Roja de los Teatros del Canal el año pasado y volverá en abril de 2020 a reponerse allí, porque el sabio público así lo pidió. Un cierre perfecto para este 34 FIT de Cádiz.

En la Central Lechera, en La Tía Norica  y en el Café Teatro Pay-Pay las propuestas son variadas y variopintas. No sé si habéis disfrutado de la sensación de ir a ver un espectáculo del que no sabéis nada. Yo que, en este mundo del teatro, siempre voy informado y orientado, creo que muchas veces me pierdo el factor sorpresa tan necesario para que algo te noquee. Esto es lo que me va a pasar con todo este teatro de Colombia, El Salvador, Chile, PerúBolivia (creo que de algunos de estos países nunca he visto ninguna obra de teatro) y otras propuestas nada mediáticas españolas, por ejemplo Monstruación y De hienas y perros o el eco de los caníbales. Me dejaba lo de FITtetú, pero no sé muy bien lo que es. Ya me lo explicarán y lo disfrutaremos. ¡Como tenga algo de la improvisación y el buen arte de lo chirigótico, igual es lo mejor del FIT!

Ni siquiera quiero ver los vídeos que los amigos de Revista Pop Up Teatro han puesto como anticipo de lo que veremos. Si queréis, pinchad vosotros aquí: Revista Pop Up Teatro ¡Yo quiero ir a pelo y virgen!

De la única que os puedo rogar encarecidamente que no os la perdáis es La fiesta del viejo de Indigo Producciones (también nos la trae Carlota Guivernau). Es el mejor Rey Lear que yo he visto (supera el de los Atalaya, Ran de Kurosawa y está a la altura del de Gerardo Vera para el CDN en 2008 con el gran Alfredo Alcón). Una adaptación de estos argentinos insuperable en un barrio popular que Shakespeare veneraría seguro.

  • Y además hay tres espectáculos de calle. Dos ya los he visto y son una delicia para pasar el rato.

Infoncudibles son tres hermanos que hacen maravillosamente (por lo menos) lo de cantar, tocar y malabarear, en su espectáculo La Banda del otro «Yee Haw».

Los Trapu Zaharra son vascos cáusticos y divertidos a partes iguales. Grandes titiriteros que te hacen participar en sus propuestas para que te vayas a casa pensando en lo que has visto, verbigracia, Sefiní.

Aigua de Nuc no lo conozco y tampoco lo voy a a ver (ojalá el Ayuntamiento de Soria lo traiga para su próximo Festival de Calle. El sábado 26, tenemos que estar ya en Soria para mirar actuar a El espejo negro con su Óscar, el niño dormido y a los inmortales Malevaje.

Bueno, no sé si se me nota la ilusión que me hace ir al FIT de Cádiz. Y, además, vamos a conocer a teatreros como Óscar Arroyo que promueve la excelente Revista Pop Up Teatro. Echad un vistazo a esta delicatessen teatral.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *