‘AL FINAL DE LA CARRETERA’ de WILLY RUSSELL, JUAN CARLOS RUBIO Y GABRIEL OLIVARES

Lo mejor para ir al teatro es sacarse las entradas con antelación y así, gratamente, obligarse a salir de casa. Después, cuando se acerca la fecha, no queda otro remedio e intentas saber de qué va o, lo mejor, te dejas sorprender.

Yo, con Al final de la carretera, la obra que podemos disfrutar este jueves 12 de noviembre, a las 20,30 horas, en La Audiencia, por 18€, durante 90 minutos, no voy a ir por lo que irá la mayoría del público. Me dicen que los actores (Manuel Baqueiro, Raúl Peña y Marina San José) salen en series televisivas, pero mi vida es teatral y cinéfila, como bien sabe quien me lee (alguien lo hará, ¿no?).

Al final

Ahora va mi pedantería cultureta teatrera. Avisados estáis.

Quiero mirar actuar esta obra porque las obras de teatro de Willy Russell, su autor, no son las típicas comedietas intrascendentes y divertidas para pasar el rato, sino que tienen su punto de amargura y de reflexión para darle vueltas y reconocer si eso nos pasa a nosotros en nuestra vida o nos vemos reflejados en sus personajes, para lo bueno y para lo malo. Por ejemplo, el 31 de enero de 2013, vimos aquí en Soria, su obra Educando a Rita (qué gratos recuerdos, fue cuando empecé este blog para animar a que la gente fuera al teatro. Aquella vez señalé que habría unos 90 espectadores, ahora vamos la mitad, … pero SEGUIRÉ ANIMANDO). No son obras en las que solo se lucen los actores y actrices. Bueno, también, y si no recordemos Shirley Valentine con una excepcional Verónica Forqué haciendo todo un señor monólogo de casi 90 minutos como sufrida ama de casa. La vimos, aquí en La Audiencia, el 3 de abril de 2012.

Esducando a RitaVerónica Forqué

Quiero mirar actuar esta obra porque la ha adaptado a nuestro idioma Juan Carlos Rubio. Es uno de los dramaturgos más reconocido y ya consolidado del teatro español. Quien vio, en La Audiencia, dos de sus obras, Tres (22 de abril de 2010) o Las heridas del viento (10 de abril de 2015), puede dar fe. Al final de la carretera no la ha escrito él, pero sí habrá conseguido captar ese toque inteligente que Willy Russell tiene y que sus propias obras poseen. Lo bueno es que con Tres hizo mearnos, literalmente, de risa y con Las heridas del viento nos crujió el corazón hasta hacernos sentir. Si alguien quiere invitar y quedar bien yendo al teatro en Madrid, que lo haga yendo al Teatro Lara a ver Tres. Quedará como dios.

Juan Carlos RubioTresLas heridas del viento

Y quiero mirar actuar Al final de la carretera porque la dirige Gabriel Olivares. Es el director de teatro que más pasta está ganando en Madrid con sus trabajos. Gana tanto con comedias como Burundanga, Más apellidos vascos, Ser papá, Una boda feliz, Nuestras mujeres, Windermere Club, Cancún (en Soria el 12 de marzo de 2015) o El nombre (en La Audiencia el 14 de mayo de 2015), que después se lo gasta en obras prestigiadas por los críticos teatrales sesudos como Our Town y que, por supuesto, le tengo muchas ganas. A ver si la reponen pronto que me la perdí este invierno pasado y por esta obra si haré kilómetros.

Olivares TeatroOur Town Gabriel

Que salgan actores reconocibles por la mayoría de la gente o que trate de la crisis de los 40, para mí, es lo de menos. De los actores (da igual si está Melani Olivares o Ángeles Martín), si lo hacen bien y me gustan, me aprenderé sus nombres porque teatralmente se lo merezcan. De la crisis… yo ya estoy más cerca de los 50, así que ya la pasé, supongo.

MIRA QUE HEMOS VISTO OBRAS DE TEATRO BUENAS Y RELEVANTES EN LA AUDIENCIA.

¡¡¡ SI ALGÚN DÍA LES DIERA POR PROMOCIONARLAS Y VENDERLAS MEJOR AL PÚBLICO, SERÍA LA HOSTIA CULTURAL!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelva la operación para publicar el comentario *