¿CUÁL ES LA DISTANCIA CON TUS PRÓXIMOS?

Llevo dos meses recomendando que se compren entradas para Distancia siete minutos, la obra que este jueves, 26 de marzo, a las 20,30 horas, por 15€ (7,5€ con descuento), podremos mirar actuar en el Palacio de La Audiencia. La verdad es que no he tenido ningún éxito (hoy miércoles, a las 6 de la tarde, hay compradas unas 10 entradas, 5 por mí), pero como creo que merece la pena y soy un poco pesado, insisto.

Distancia siete minutos

En Madrid, José Luis Gómez y el Teatro de la Abadía siempre programan unos espectáculos que tienen algo y este es uno de ellos. En la Temporada 2013-14, durante un mes, Distancia siete minutos de la compañía Titzina se estuvo representando en la capital y todos los críticos madrileños se rindieron ante Diego Lorca y Pako Merino quienes escriben, dirigen y actúan en esta singular obra de teatro.

Aquí en Soria ya hemos tenido la fortuna y la dicha de ver a estos dos genios del teatro. Para mí, ya lo dije, hace un mes, son los Faemino y Cansado del siglo XXI, pero a ver lo que piensan ellos, porque además creo que son más profundos y sus temas tienen más filosofía y vida y menos absurdidad que los de esos famosos grandes cómicos. Seríamos unas cuarenta personas quienes nos quedamos con la boca abierta ya hace cuatro años cuando nos trajeron a Soria su trabajo anterior, Exitus (10 de marzo de 2011). Entonces, le daban un repaso al tema de la MUERTE haciéndonos reír y reflexionar sobre ese tema, no sé por qué, tabú. ¿Todos quienes  vieron aquella obra, sabrán que de nuevo están en Soria?

Exitus

Estos chicos vienen de aprender a hacer teatro en la Escuela Internacional de Teatro Jacques Lecoq. Eso son palabras mayores dentro del teatro mundial. El otro día viendo Agujas y opio del escenógrafo teatral más importante del mundo, Robert Lepage, me venía a la cabeza el trabajo de estos dos actores. Sus obras son poesía delicada,  son tragicomedias de la vida cotidiana con los temas que nos rodean y nos preocupan. Además de la muerte tratada en Exitus, en sus obras anteriores (que no he visto, aunque sigo persiguiéndolas allá donde estén grabadas) trataron la locura (Folies à deux) y la guerra (Entrañas).

En Distancia siete minutos como dicen en su programa de mano, se plantean una disección quirúrgica de las relaciones humanas. Han trabajado la felicidad y la infelicidad a partir de lo cotidiano que para ellos es lo universal. Con sentido del humor y un toque exquisito de acidez nos exponen la vida de un joven juez que debe volver a vivir con su padre viudo hasta que en su casa se solucione el problema banal causado por una plaga de termitas. No es un teatro fácil, pero nos ayuda a plantearnos a qué distancia de nosotros están los seres humanos con los que convivimos. No es un teatro de conclusiones, pero sí nos ayuda a pensar en nuestros sentimientos para con los demás. Es un teatro con una interpretación virtuosa, precisa, expresiva y contenida como decía Javier Vallejo en El País. Nos cuestionan las relaciones entre un padre y un hijo cercanos en el espacio, pero muy alejados tanto como el robot espacial Curiosity en Marte.

Bravo por los programadores de La Audiencia al elegir una obra en la que no hay famosillos y que se sabe que no va a vender muchas entradas, pero que es un teatro de calidad y de prestigio, aunque no sea convencional y comercial. Gracias por acercarnos un teatro para emocionarnos y reflexionarnos. Con unas cañas obligatorias después.., esto es mejor que cualquier psiquiatra.

Dejo aquí un vídeo de dos minutos con la opinión de algunos espectadores, aunque es mejor que no lo veáis antes y vayáis. No os arrepentiréis.

 

Apuntes de cine

No sé si ha sido el destino o la casualidad, pero el lunes vi con agrado, emoción y tranquilo sosiego Loreak (Flores) de José María Goenaga . Esta ha sido una de las películas más destacadas (con razón) de este año cinematográfico, aunque no se haya podido ver en muchas salas, tampoco en Los Lara. Por su estilo y calidad se programará el próximo curso en el Cineclub de la UNED, pero no es una peli que no se pueda ver en una buena tele con los contrates de color adecuados para ver la preciosidad de la multitud de ramos de flores. En Filmin, por 2,95€, la ofrecen en HD y por supuesto en euskera con VOSE (no recomiendo la versión doblada del DVD que vendía El País).

Loreak

Y decía destino, ya que los temas de esta atractiva película coinciden con los de Distancia siete minutos. Las relaciones con nuestros seres queridos más cercanos, lo que no sabemos o no queremos ver en ellos, lo que supone hablar o callar en las relaciones cotidianas y ya hastiadas, el conocer con el que vives o empatizar con quienes compartes trabajo o amistad, nuestra actitud hacia nuestros seres cercanos según las circunstancias de la vida, la memoria, la muerte… Estoy seguro que Pako y Diego, si han visto esta peli, habrán descubierto, en ella, muchos de los temas que trabajan con delicadeza y poesía en sus composiciones teatrales.

Mejor programa doble de teatro y cine no se puede plantear para este jueves ‘primaveral’ soriano. Aunque yo le tengo muchas ganas a Cenicienta de Kenneth Branagh. Esa sí que es para verla en el cine, Los Lara, en una pantalla en condiciones y un sonido surround, incluso con palomitas. Lo de la VOSE no insisto, que luego me llaman pesao.

Cenicienta

‘CONTINUIDAD DE LOS PARQUES’, NO ES CORTÁZAR, ES TEATRO DEL BUENO

Interesante la semana teatral que se nos viene encima. Si la pasada fue contundente (Don Juan Tenorio, versión del siglo XXI a cargo de Blanca Portillo) y original (Del Lazarillo de Tormes, adaptación libre de La Chana Teatro, con un buldero magistral), esta, el martes, podemos mirar actuar Continuidad de los parques (martes), Moliere en bicicleta (miércoles, Cineclub UNED) y Distancia siete minutos (jueves). Todo puro teatro.

El martes, 24 de marzo, a las 20,30 horas, por 15€ (7,5€ con descuento), nos llega, a La Audiencia, la obra dirigida por Sergio Peris-Mencheta, Continuidad de los parques.

Continuidad

Si alguien quiere estar a la última en el teatro que actualmente se hace en España, no debe perderse cualquier trabajo de este apasionado de la escena. En el mundo teatral, como en otras disciplinas, nos movemos por modas y/o por nombres. En la mayoría de las ocasiones, estas modas están condicionadas por la calidad del trabajo bien hecho. Teatralmente, llevamos varios años endiosando (y con razón) todo lo que hace Miguel del Arco, pero en las últimas temporadas otro nombre en este mundillo ha aparecido con fuerza (y con razón), el de Peris-Mencheta. Aquí en Soria, todavía no habíamos tenido la suerte de ver su trabajo ni de director ni actoral,  pero con su obra, Continuidad de los parques, estoy seguro que os engancharéis a ‘la moda’ de ver todo en lo que trabaje este chico (viva la numerología). Yo ya llevo unos cuantos años y cada vez me engancha y me sorprende más gratamente. Me consta que ha visto mucho teatro, porque en más de una ocasión lo he visto como espectador en los teatros madrileños, me cautivó (y además ganó muchas ‘manzanas’ el año pasado) con su dirección de Un trozo invisible de este mundo (quien pueda que se acerque a verla en mayo a Zaragoza, no se arrepentirá), me fascinó con la ajetreada puesta en escena de Tempestad y hace poco me sedujo como actor en Lluvia constante en Logroño, donde también lo fuimos a ver en Julio César, pero la muerte de su padre ese día nos privó de su actuación. Lo único que se me ha escapado de su trabajo ha sido Incrementum (y lo peor es que creo que ya no se representa). Me cachis. Bueno, me voy a resarcir esta semana: el martes lo veo como director, aquí en Soria, y el sábado, en Madrid en el Pavón, como actor en Enrique VIII y la cisma de Inglaterra. La semana ‘Peris-Mencheta’.

Tengo muchas ganas de ver Continuidad de los parques, porque en este año de gira que llevan, todo el mundo que la ha visto ha elogiado la puesta en escena absurda y surrealista y ha congeniado con lo bien que se lo pasan los actores haciendo la obra. Es verdad que, aquí en Soria, no tenemos la necesidad de huir del mundanal ruïdo y refugiarnos en un parque para reflexionar sobre nuestro quehacer diario, pero a nadie le disgusta desconcertarse, sorprenderse y divertirse con ocho historias cortas a cada cual mejor. Vamos a dejar que Marta Solaz nos presente a los que tenemos al lado, vamos a  huir de nuestra vida durante hora y media y vamos a disfrutar de un viaje onírico que seguro nos sorprende.

Me apetece mucho ver a cuatro actores que hacen hasta veinte personajes y que cada uno de ellos tienen nombre propio en esto de la actuación. Todos ellos han trabajado en infinidad de producciones televisivas o cinematográficas. En muchas series deben trabajar, pero como sabéis que no las veo, yo, cuando pienso en estos actores, siempre los recuerdo por pelis o en cortos que han pasado por nuestro Certamen Internacional de Cortometrajes Ciudad de Soria.

Por ejemplo, a Roberto Álvarez, cargado de bonhomía, lo vimos en Soria en un corto en 2003, Historia de un búho

Fele Martínez en Dime que yo, un corto de Mateo Gil que ganó nuestro Certamen en 2009

A Luis Zahera, este año, en un corto desquiciante y alocado como Malas hierbas

Y a Gorka Otxoa también este año en Casitas. Un corto que refleja el momento social que vivimos, aunque no sea en los parques.

Ved sus trabajos y después… ¿quién se va a negar a ir a mirarlos actuar en La Audiencia este martes?

 

Apuntes de cine

Este miércoles, 25 de marzo, a las 20,30 horas, por 5€ (o abono), gracias al Cine club de la UNED, podemos descubrir El Misántropo, la obra de Moliere por excelencia. A falta de que llegue, a nuestro escenario de Soria, Misántropo de Miguel del Arco (recomiendo perseguirla allá donde esté), nos conformaremos con ver en VOSE, Moliere en bicicleta de Philippe Le Guay.

Moliere en

Alceste es de esos amigos íntegros a los que les gusta por encima de todo la sinceridad, pero que cuando se la aplican, pues… Como decía un conocido, «siempre hay un amigo que te puede joder la vida, si le dejas».  Los muchos  recitados de la peli son una  materclass del verso en francés y las situaciones dramáticas y cómicas, una puesta en escena del mejor teatro. Una maravilla. Si alguien tiene tiempo y ve antes El misántropo de Estudio 1, degustará con mayor placer las correlaciones entre la obra y la peli de estos dos amigos en la isla de Re.

https://www.youtube.com/watch?v=iVmGte2Tmt0

Sigo insistiendo en que quien no tenga todavía entrada para Distancia siete minutos, está cometiendo el mayor error de su vida. Ya hablaremos detenidamente antes de este jueves.

Distancia siete minutos

Por cierto, desde el lunes, 23 de marzo, a las 10 de la mañana, ya se pueden conseguir las entradas de la Programación-abril-mayo-2015. Si tuviera que elegir dos obras entre todas, me quedaría con En un lugar del Quijote y Las heridas del viento. Ya hablaremos.

En un lugar del QuijoteLas heridas del viento

‘DEL LAZARILLO DE TORMES’, UN BUEN PLATO DE TEATRO

Hay que aprovechar la seducción del Don Juan Tenorio que disfrutamos el martes, para que muchos de los sorianos que acabamos rendidos ante un excelso José Luis García-Pérez, vayamos, hoy jueves 19 de marzo, a las 20,30 horas, por 15€ (7,5€ con descuento) a mirar actuar a La Chana Teatro en una versión muy particular y gastronómica Del Lazarillo de Tormes durante una hora.

Jaime Sánchez

Seré breve, en proporción con la duración de la obra. En el Don Juan Tenorio me enrollé demasiado.

La Chana

Si Don Juan Tenorio duró SOLO dos horas y veinte minutos (A nadie que conozco se le hizo largo. Sofía, una compañera de trabajo que vino de Ólvega, y que era la primera vez que se sentaba en las butacas de La Audiencia, únicamente se quejó de estas. Eso sí, también reconoció que fue un lujo que José Luis García-Pérez se quitara la camiseta casi a su lado. Ahora que estamos en elecciones, no vendría mal una regeneración democrática de las butacas del Palacio de La Audiencia. Ya me he liado, a lo que iba), Del Lazarillo de Tormes SOLO dura 60 minutos, pero es todo ingenio.

 Si en Don Juan Tenorio vimos a dieciséis actores que en algunos momentos casi se tropezaban, en Del Lazarillo de Tormes es SOLO Jaime Sánchez quien se lo hace todo, con infinidad de objetos y platos de comida.

Si en la obra de La Portillo todo fue a un ritmo frenético, macarra y rapero, en la versión de La Chana Teatro, todo es sutileza, sugerencias y metáforas sobre el duro vivir de un pícaro.

Si La Portillo nos presentó un Don Juan del siglo XXI al que se le pone en su lugar en este mundo actual, Jaime Sánchez nos muestra una historia del hambre. «Hay más garbanzos que filosofía en ella, más estómago que ingenio, más apetito que picaresca, menos lirismo y más jugo gástrico».

Si para ver Don Juan Tenorio, yo recomendaba bajar merendado, para Del Lazarillo de Tormes no, porque degustaremos «un gran potaje, un menú de guisos bien cocidos a lo largo de casi cinco siglos, donde los sabores se han ido decantando en ideas, donde las esencias han macerado la carne y sus pecados».

Si en Don Juan Tenorio se habla del comportamiento humano, en Del Lazarillo de Tormes, del hambre y como dice Jaime Sánchez: «el hambre es finalmente nuestra historia, sólo ella cuenta fielmente lo que hemos llegado a ser».

No sé si hay muchas personas que recuerden la anterior obra de La Chana Teatro, Gaudeamus. Fascinó tanto, la primera vez que estuvo en Soria, que en menos de un año volvió para ser representada en  aquel proyecto de la Concejalía de Cultura por atraer al público joven a La Audiencia. Quienes la vimos, repetiremos, seguro. Pero todos nos sorprenderemos y disfrutaremos de un espectáculo distinto y original a lo que es el teatro convencional o radical, séase Angélica Liddell. Hubo personas en La Cacharrería, el pasado sábado, que no sabían de la obra y sufrieron viendo Boxeo para células y planetas.

Gaudeamus

Animaos y degustad de un buen plato de teatro.

Por cierto, ya conocemos el teatro que vamos a ver en La Audiencia en los meses de primavera. Recomiendo reservar todos los martes de abril y de mayo para acudir a La Audiencia.

MARTES DE TEATRO

–   7 de abril, martes, la MEJOR obra de teatro actualmente en España, En un lugar del Quijote de Ron Lalá. Obligatoria si te lo quieres pasar bien y culturizarte. La obra que hace que veamos con atractivo el Quijote. Como decían en un tuit sus ronlaleros «menos huesos de Cervantes y mas ver En un lugar de Quijote«

En un lugar del Quijote

–   14 de abril (martes), Ana Belén de nuevo en Soria con Kathie y el hipopótamo de Mario Vargas LLosa. Aunque en esta obra los actores son Ernesto Arias y Eva Rufo.

Katie y el hipo

–   21 de abril, martes, En el estanque dorado, Héctor Alterio (Lola, una compañera de trabajo, hablando del genial Don Juan de José Luis García-Pérez, me recordaba como una de las mejores interpretaciones en La Audiencia, la de este actorazo en Yo, Claudio) y Lola Herrera. Grandes interpretaciones en la madurez.

En el estanque

–   28 de abril, martes, Un viaje por el cante. Argentina, una cantaora de Huelva, haciendo flamenco puesto al día.

Argentina

–   5 de mayo, martes, 666. Los Yllana de nuevo en Soria y repitiendo con esta obra. Da igual, seguiré viéndolos para encontrar una obra en la que no se rían en escena.

666 Yllana

–   14 de mayo, jueves, El nombre. Amparo Larrañaga, Kira Miró, Antonio Molero y Jorge Boch en una comedia que está triunfando por los teatros de toda España.

El nombre

Y además, el viernes 10 de abril, Las heridas del viento, la obra que maravilló en el Teatro Lara de Madrid, con una inmensa Kiti Mánver. Y El secreto de Puente Viejo (en dos sesiones). Esto creo que es una serie de la tele llevada al teatro. Y, mucho flamenco, fados, corales y algo de ópera. Ah, y nada del Titirimundi, como el año pasado.

Las heridas del vientoEl secreto de puente viejo

Ya concretaremos.

No obstante, en este mes de marzo quedan dos obras Continuidad en los parques (martes 24 de marzo) y Distancia siete minutos (jueves 26 de marzo) de las cuales son todo elogios en cualquier blog, periódico o página web donde mires. Llevo dos meses recomendando la última, aunque todos los días miro por si se ha vendido alguna entrada y solo veo las cinco compradas por mí, las cinco concedidas a la compañía, alguna para empleados, otras que siempre están ocupadas y las reservadas para los concejales. Así tendrá que ser.

ContinuidadDistancia siete minutos

GUÍA PARA VER UN ‘DON JUAN’ DEL SIGLO XXI

Este martes 17 de marzo, a las 20,30 horas, por 18€ (9€ con descuento), en el Palacio de La Audiencia se representa Don Juan Tenorio. No el del Estudio 1 de Gustavo Pérez Puig con Paco Rabal y Cocha Velasco, sino el de Blanca Portillo con José Luis García-Pérez y Ariana Martínez. Para mí es todo un acontecimiento, pero, bueno, ya sabéis que yo soy un friki forofo del teatro.

Don Juan Tenorio cartel

Casi siempre (y ya hace dos años) desde este blog animo a ir al teatro de forma un poco peculiar, sin yo antes haber visto la obra, pero creyendo que esta ‘superproducción’ no vendría a Soria y porque soy abonado del CNTC, ya la he disfrutado. Así que, aunque sea un poco pretencioso y como la ignorancia es muy osada, me atrevo a escribir unas pequeñas indicaciones para ayudar a mirar mejor este Don Juan Tenorio del siglo XXI. ¿Por qué haré siempre hincapié en que estamos en el siglo XXI?

Muy libre es que el que quiera ir a pelo, porque ya conoce la obra y a los personajes. Desde este momento que deje de leer este comentario. Al que le dedique sus valiosos minutos, intentaré no hacerle ningún spoiler. Así de largo lo fío.

Hay que ir (cómo):

1.  Tranquilos. Porque me ha dicho Juan Luis, mi amigo más rojiblanco, que el Atlético de Madrid le va a meter más de dos goles al Leverkusen. Espero que sea de diferencia.

2.   Bien merendado (la obra dura 2 horas y 20 minutos sin pausa) y mejor descansado (se recomienda una siestecilla).

3.  Con la mente abierta, no solo despejada. Ya nos pasó, en octubre, con Los Macbez a algunos que fuimos con el clásico de Shakespeare en la memoria y nos chirrió demasiado esa versión de Andrés Lima tan gallega, política y actual.

4.   Con los ojos bien abiertos para admirar la puesta en escena tan furcia, macarra, tenebrosa, rítmica y estilista. ¿Cabrán en el escenario de La Audiencia todas las sombras, las coreografías de la taberna y esas ‘paredes’ que suben hasta el cielo? Menudo curro para los técnicos. Además, es para quedarse con la boca abierta por la atmosfera que se crea con las luces, con las cortinas  y con el aparataje tan polivalente.

5.   Con paciencia. Primero con el verso (se ofrece íntegro) que como buen clásico hay que adaptarse a su tempo y a su decir. Segundo, con las transiciones entre escenas. Yo, esta vez, me fijaré más, mientras se modifica el escenario, en el personaje de Eva Martín para enterarme de las letras que canta.

6.   Con ganas de sacar una opinión propia, para comentar después con unas cañas. La de Blanca Portillo queda muy clara desde el programa de mano (merece la pena ir un poco antes al teatro para leerlo detenidamente). Después, habrá que confrontar si hay dos puntos de vista distintos  y preguntarse si realmente la directora consigue lo que quiere o no. Yo todavía dudo si el camino ha sido el correcto para llegar a la conclusión con la cual comulgo. Ya me diréis vosotros.

7.   Con permisividad para aceptar que se rompa la cuarta pared y que los actores bajen del escenario o se conviertan en trasuntos de nuestras intenciones más macarras como la última escena de doña Inés que no está en el clásico de Zorrilla ni de Molière ni de nadie, solo de La Portillo más intensa.

8.   Sin miedo a las sombras, a la muerte, al más allá y a nuestras acciones en este mundo, porque antes de que nos las juzguen, somos nosotros los que nos las debemos ver y analizar para repetirlas o no. Y sin miedo a que alguien nos plantee nuevas visiones de lo que ya creemos conocer. Como decía un profesor de La Portillo, no caer en el ‘cualquiercosismo’.

Don Juan II

Hay que ir (por qué):

1.   Porque no todas las temporadas tenemos una gran producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (ya era hora que actualizaran su página web, pinchad que merece la pena). Hace año y medio tuvimos la última, El coloquio de los perros de Ramón Fontseré (no de Els Joglars), pero ni escenográfica ni interpretativamente fue comparable aquella producción con esta.

Escenario Don Juan

2.   Porque a Don Juan lo hemos tenido en Soria varias veces. En 1994 (10 de noviembre), La sombra del Tenorio puesta en escena por Rafael Álvarez ‘El Brujo’ y en 2002 (15 de noviembre), Don Juan Tenorio del gran Maurizio Scaparro, encargo de la CNTC, con Luis Merlo y Bárbara LLuch. Pero alguien se acuerda, pues de esta versión de La Portillo con José Luis  García Pérez y Ariana Martínez, os aseguro que tardará en borrarse de vuestro disco duro.

Blanca Portillo

3.   Porque La Portillo es una de las más grandes en esto del teatro. No sé lo que hizo en Siete vidas (ya sabéis que el teatro me absorbe todo mi seso y series no veo), pero en la dramaturgia es la más. (Me cuenta Lurdes que fue encantadora cuando estuvo en el instituto de Almazán hablando con los chavales y que salió encantada). Como intérprete, cuando sus actores estén en el escenario de La Audiencia, ella estará en el del Teatro LLiure de Barcelona haciendo El testamento de María,  un monólogo que quien no lo haya visto, no debería perderse porque es antológico, el texto y ella. Pero es que como directora, también, ha demostrado su maestría hace unos años con una producción, hecha con su dinero, de La avería de Friedrich Dürrenmatt. Me da la impresión que es una directora exigente con los actores, les debe pedir entrega como la que ella pone y en este Don Juan Tenorio lo vais a ver, física e interpretativamente.  Un día, José Luis Torrijo (nuestro soriano actor) nos contaba como sudaban sus personajes en La avería con aquellas máscaras que les  costaba ponerse más que lo que duraba la representación. Aunque me parece que tiene enchufado a José Luis García-Pérez, porque en La avería era el único que no cargaba con máscara y en este Don Juan Tenorio no le exige lo mismo que a doña Inés. Cuando lo veáis, ya me entenderéis.

La avería

4.   Porque, ¿cuánto hace que en La Audiencia no vemos una obra con 16 actores? y además con unas interpretaciones intensas y apasionadas como estas del Don Juan Tenorio. En este blog ya he dejado constancia de mi adoración por La Argüello. Hay pocas actrices a las que yo les pongo el artículo delante del apellido (La Espert, La Machi, La Pedroche), pero es que Beatriz Argüello ya lleva muchas obras, en el  Teatro Clásico, para que se la considere una de las grandes y tras ver su personaje celestinesco en este Don Juan quien no me dé la razón me lo tendrá que discutir, después, con una caña en El Castellano. Cuando vi su Brígida en este Tenorio coincidió con la muerte de La Baró y, en un tuit, puse que «en la RAEscénica, el sillón de La Baró lo debería ocupar ya La Argüello«.

La Argüello

De Ariana Martínez no soy parcial a la hora de ensalzar su papel de doña Inés. Chelo, su profe y amiga, me ha hablado tan bien y me la ha elogiado tanto que cuando la vi, me pareció que si una actriz es capaz de sacar adelante este complejísimo papel que le han hecho representar es porque es buena, sin más. Pero es que, en sus dos roles, la de novicia y la de fantasma, lo borda con ingenuidad del siglo XVI e intensidad del siglo XXI.

Ariana Martínez

5.   Porque es una gozada mirar actuar a José Luis García-Pérez. Será el Premio Max al mejor actor de 2016 (creo que no está nominado ahora en 2015, pero no sé por qué si se estrenó en Valladolid en 2014). Este tipo con su voz quebrada (¿le aguantará bien toda una gira?) sostiene las dos horas y pico de la obra llevándose todo por delante sea en la tierra, en el cielo o en el purgatorio. Tiene tal poder escénico y es tan animal su presencia que podría hacer de doña Inés y nos seduciría igualmente. Me quedé con muchas ganas de ver su Diario de un loco, donde me dijeron que se salía, pero me voy a resarcir viéndolo dos veces en este su Don Juan Tenorio. A quien no le guste en su papel, le invito a una caña, después, para que me lo explique.

José Luis García-Pérez

Me pena que no haya conseguido animar a más chic@s de mi instituto para que vayan a ver esta visión de Don Juan Tenorio. Creo que unos ojos vírgenes, teatralmente hablando, podrían captar mejor las actitudes y los comportamientos que Blanca Portillo denuncia. Además, a algunos adolescentes de mi instituto no les vendría mal, porque me parece que se pasean por los pasillos cuales ‘donjuanes tradicionales’. Si algún/a padre o madre lee esto, que coja a su hijo y le obligue a acompañarle a La Audiencia. No se arrepentirán y tendrán tema para aparcar el guasap y hablar durante la cena.

Hubiera estado bien un coloquio actores-alumn@s, pero no me atreví, aunque mi entusiasmo lo estuvo rumiando.

Bienvenidos a Soria y traeros abrigo  que esto no es ni Málaga ni Almería.

GRACIAS ‘CACHARREROS’

Vaya sorpresa más agradable ver anunciada, en este periódico digital, una obra del Teatro más Alternativo Madrileño.

Boxeo Foto

Boxeo para células y planetas de Angélica Liddell por la Compañía Siteatro, la podremos mirar actuar, este sábado 14 de marzo, a las 20 horas, en Soria. Los chicos de La Cacharrería nos la traen a su sede en el Arco del Cuerno por 6€ (entradas anticipadas en Discos El Rincón).

Acostumbrados al teatro comercial que llega a La Audiencia, es una gozada poder disfrutar en nuestra ciudad de experiencias teatrales diferentes. La propuesta es alternativa e incluso radical, como lo es su polémica autora, Angélica Liddell.

Boxeo para células y planetas es radical en los sentimientos ante la vida y ante la muerte. «Esta obra plantea el conflicto entre la materia y el espíritu, entre la posibilidad de crear belleza y la destrucción a partir del miedo a la muerte como origen de la melancolía y de la tristeza».

El espectador llevado al extremo para que se vaya a casa con un conflicto que solo su moralidad podrá arreglar, o no. Todo llevado al dolor que sirve para purificarnos. Muy trascendental. No sé cómo La Liddell todavía no ha hecho algo con la poesía mística española del siglo XVI.

Boxeo para celulas

Angélica Liddell es una persona que entiende el sufrimiento como una necesidad, como algo positivo. No creo que haya ningún «teatrero» que sea más «filósofo» que ella. Siempre se está peleando con ella y con la sociedad que corrompe al hombre. Sus obras le sirven para huir de la banalidad y de la vulgaridad. Sus representaciones son desgarros interiores y exteriores, agotadoras física y mentalmente. Son desbordantes si conectas con ella y no la consideras una pirada o una embaucadora. En alguna entrevista le he oído decir perlas como estas: «yo pienso gracias al odio», «trabajé con el amor, pero ante esta sociedad me quedo con el odio».

» Me gusta que las cosas me hagan daño».  Se pasa un poco cuando se automutila con cuchillas de afeitar o se golpea para quejarse de ese dolor y de ese sufrimiento que el mundo y lo que la rodea le causa.

Angélica Liddell, este año, decidió no representar en España ninguno de sus espectáculos, porque aquí no se la reconoce. Y la verdad es que tiene tal cantidad de seguidores fuera, que puede decir esto. Se la rifan en los distintos teatros europeos y del mundo. Podéis echar un vistazo a su puto calendario.

Angélica Liddell

Pero estos sorianos amantes de las artes escénicas (La Cacharrería lacacharreria.teatroycine@gmail.com) van y nos la traen a Soria. De la mano de unos de sus más fervientes seguidores, o eso deduzco yo, porque Carlos Bolívar la ha representado mucho en el Teatro Alternativo Madrileño. Carlos Bolívar, por lo que veo en san Google, es un currante del teatro, pero del teatro más potente e intenso. Leo que ha trabajado con textos de Arrabal, de Rodrigo García (ya tengo la entrada en mayo para Daisy) y de la Liddell. Ah, y me dejo a Paloma Pedrero, de quien, aquí en Soria, vivimos unos cuantos fans incondicionales, ¿verdad Lurdes?

Estos «cacharreros» están moviendo las artes escénicas sorianas y eso es de agradecer, incluso para aquellos que solo vamos de ‘críticos’ y no nos atrevemos a participar activamente en todas las propuestas que realizan tanto en invierno como en verano. Mea culpa por no hablar de ellos en vez de mencionar a los que llegan a La Audiencia y se van al día siguiente.

Programa Cacharrería

Gracias por traer a Soria lo que algunos sorianos nos vamos a ver a Madrid u otras ciudades.

 

DE GÓMARA A CANCÚN

Tiene buena pinta Cancún, la obra que, este jueves 12 de marzo, podemos mirar actuar en La Audiencia a partir de las 20,30 horas por 18€.

Cancún María

¿Por qué?

–   porque es una obra de Jordi Galcerán. Él dice que es la que más le gusta después de haberla reescrito casi por completo. Este autor es uno de los más prestigiosos del teatro español actual y el que más se representa. En abril de 2014, tenía 26 trabajos simultáneamente viéndose en todo el mundo. Sus obras llenan los teatros de Madrid y de Barcelona constantemente.

Yo lo sigo desde que vi El método Grönholm hará unos diez años y la verdad es que no defrauda nunca. Bueno, en la última obra suya que he visto,  El crédito, me pareció menos ácido de lo que el tema daba, pero, claro, todo lo suplían magistralmente Carlos Hipólito y Luis Merlo. En Soria somos mucho de ir al teatro, pero fuera de Soria, por ejemplo, si vamos a Madrid. Así que, si alguien lee esto, no se sentirá defraudado si entra en  el Teatro Lara (al ladito de Callao) a ver la obra de Galcerán que más tiempo lleva en cartel (más de 250.000 espectadores), Burundanga. No sé con qué elenco se estará haciendo ahora, pero da igual, todo el mundo sale encantado.

burundanga

Lo más reciente que hemos visto de él, aquí en Soria, fue la adaptación al teatro que hizo de la peli argentina Conversaciones con mamá, aquella de María Galiana y Juan Echanove.

Por cierto, el 14 de mayo, en La Audiencia, de nuevo, veremos otro trabajo suyo, la adaptación teatral de El nombre, con Amparo Larrañaga, Antonio Molero, Jordi Boch y Kira Miró.

El nombre

–   porque el elenco de la obra promete. María Barranco es una actriz solvente, resuelve sus papeles casi sin despeinarse de forma muy natural. Creo que la última vez que la vimos en La Audiencia fue en 2011 haciendo  Tócala otra vez, Sam. La otra actriz de esta obra es Carmen Gutiérrez, que sustituye a Aurora Sánchez (cómo me gusta esta mujer en teatro, véase Arizona o Tres) y que debe de salir en series de la tele (ya sabéis que no me da el tiempo para estas), aunque a Vicente Romero sí que lo descubrí en la miniserie Padre Coraje y me dejó impactado con su papelón; desde entonces, me atrae mirarlo actuar, aunque creo que no se prodiga encima de las tablas. Con Francesc Albiol me quiero quitar la espina de no haberlo visto en Fuga, otra obra de Jordi Galcerán la cual me perdí. ¡Si es que no se puede ver todo!

Cancún

–   porque el  tema es de los que me gustan como si me fuera a pasar a mí. Por lo que sea, algo hace que toda tu vida cambie y tú seas consciente de ello cual Phil, el hombre del tiempo, de Atrapado en el tiempo. Mi destino, el lunes, me hizo ver Coherence de James Ward Byrkit. Y este jueves, Cancún. Ambas situaciones de personalidades duplicadas o duales y con una puesta en escena puramente teatral. ¿Mi otro yo se enterará de lo que aquí quiero decir? No sé si me expreso.

CoherenceEx Machina

 –   porque el teatro casi se va a llenar. Cuando voy al cine, prefiero ver las pelis con poca gente, por ejemplo, Ex Machina de Alex Garland (otros tres y yo) el martes pasado en Los Lara. Pero en el teatro se agradece una platea llena de público que reconozca con sus aplausos el trabajo de los actores (¡qué poca gente hubo viendo a la Concha Velasco del siglo XXI, Silvia Marsó en El zoo de cristal el otro día!). Este jueves a eso van a contribuir los trabajadores técnicos del CEAS «Campo de Gómara», que se traen a 65 personas de Cihuela, Deza, Carabantes, Almazul, Gómara, Torrubia y Almenar, incluidas parejas. Habrá que ver lo que dicen esos matrimonios en el autobús de vuelta sobre «unas vacaciones en Cancún«. Ojalá se lo pasen estupendamente y repitan muchas veces al igual que lo han hecho en otras ocasiones los «teatreros» de las Residencias del Grupo Latorre. Bravo por iniciativas como estas.

mar ceas

Por cierto, nadie me hace caso y siguen sin venderse a porrillo las entradas para Distancia siete minutos, el jueves 26 de marzo, a las 20,30 horas, por 15€ (7,5€ con descuento), de Diego Lorca y Pako Merino. Dejo aquí un vídeo de dos minutos con la opinión de algunos espectadores, aunque es mejor que me hagáis caso, no lo veáis y vayáis. No os arrepentiréis, como en las obras del Galcerán.

Distancia siete minutos

Además, ya no hay entradas para ver el viernes 13 de marzo a Faemino y Cansado. Quien se haya quedado con ganas, que ese dinero lo utilice en ver Distancia siete minutos, los Faemino y Cansado del siglo XXI e incluso sobra para unas cañas. La obra da para comentar mucho después.