Los ocho ‘fracasos’ y medio

Para completar este reto he tenido que subir a las 45 cimas que publiqué en agosto de 2013. Son estas

En estos cinco años, además, he sumado lo que llamo ocho ‘fracasos’ y medio. ¿A qué me refiero con ello? A aquellas veces en las que he salido de Soria para subir a alguna de estas cimas y he vuelto a casa sin ella.

1. Pico del Lobo (Guadalajara). 23 de marzo de 2014: Éramos un grupo de 27. No muy lejos de la cumbre, 18 de los 27 expedicionarios nos dimos la vuelta porque eran necesarios crampones dada la extrema bajada de las temperaturas de los últimos días. Crónica

2. Calvitero (Cáceres). 28 de febrero de 2015: Contactamos con un grupo de Béjar-Candelario para que nos subieran al Canchal de la Ceja y al Calvitero. Y eso hicieron. Problema: nos subieron al Calvitero que no era, al situado enteramente en la provincia de Salamanca. El ‘bueno’ está a unos dos kilómetros, con el mismo nombre y casi la misma altura. Crónica

3. Aitxuri (Guipúzcoa). 17 de mayo de 2015: Fuimos a ver la carrera de montaña Zegama-Aizkorri y, con la excusa, subir al pico más alto. Había muchísima gente y nosotros éramos unos cuantos. El recorrido era muy estrecho en algunos puntos y teníamos la sensación de que molestaríamos demasiado a los corredores. Crónica

4. Peña Prieta Sur (Palencia). 14 de abril de 2016: Llegué ese día a Triollo, y mis amigos iban a venir el día siguiente, el 15. Los dos días no dejó de llover ni un instante, así que decidimos que no vinieran a mi encuentro porque no iba a ser posible una ascensión digna en esas condiciones. Crónica

Bajo el Morrón de la Agujereada

4’5. Morrón de la Agujereada (Las Palmas). 8 de octubre de 2016: A este le doy medio porque, cuando empecé el reto, me marqué subir al Pico de las Nieves, tradicionalmente considerado el techo de la isla y de la provincia. Para subir al Morrón hay mucho patio y hay que tener nociones de escalada. Además, prefiero subir con alguien que sepa por dónde es porque asusta. Aun así, me lo concedí, porque sí estuvimos en Las Nieves. Crónica

5’5. Calvitero (Cáceres). 11 de febrero de 2017: Segundo intento fallido. Hacía un día invernal y nos costó mucho llegar hasta donde debía estar el Paso del Diablo y, después, encontrarlo. Además, no estaba en muy buenas condiciones para bajar y subir por ahí seis personas, así que nos regresamos a pocos metros de la cumbre. Crónica

6’5. Puig Major (Baleares). 29 de mayo de 2017: Sabíamos que para subir al Puig Major era necesario un permiso. Teníamos un contacto militar en la isla y pensamos que no sería difícil gracias a ello. Compramos los billetes de avión ya que jugaba allí el Numancia. A pesar de todas las gestiones, no hubo manera. Crónica

7’5. Corocho de Rocigalgo (Toledo). 11 de junio de 2017: Esta vez la razón fue muy diferente. Mi coche, que ya había amenazado en la ida, tuvo un problema electrónico y decidió no arrancar después de echar gasolina en Retuerta del Bullaque. Al menos, pudimos subir al pico más alto de Ciudad Real, pero nuestra idea era continuar viaje para no tener que regresar a la zona. Crónica

8’5. Puig Major (Baleares). 14 de septiembre de 2017: Nada más volver del viaje de mayo, me compré otro billete para septiembre, pensando que en este tiempo no tendría problemas para conseguir el permiso con los contactos que había establecido. Error. Por ello, intenté subir por atrás, pero me di la vuelta. Crónica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *