Cima 57 de 68. Valladolid. Pozuelo. 866 metros. 8-5-2019

La provincia de Valladolid es una inmensa paramera, una especie de gran tierra llana sin apenas elevaciones, inclinada levemente hacia la izquierda para permitir que el río Duero siga su recorrido y desagüe bastantes kilómetros después en el Atlántico, en tierras portuguesas. Por ello, los puntos más altos se encuentran en tierras orientales, puntos sin apenas prominencia por encontrarse muy cerca del límite de las provincias de Burgos y Segovia.

¿Cuál es entonces el lugar más prominente de Valladolid? Como es sabido, las montañas ‘crecen’ y ‘decrecen’ con el paso del tiempo, según cambian las percepciones, los sistemas de medición o los criterios de altitud.

Por tanto, si ya existen problemas para determinar lo que mide una montaña, mucho más difícil es averiguar su prominencia. Y más, curiosamente, en territorios como el vallisoletano, donde cuesta encontrar los puntos referentes.

Si se le sigue dando a este concepto la importancia que cada vez más se le atribuye, los avances tecnológicos se emplearán en conocer la prominencia de cualquier punto que la tenga distinta de cero, y es muy probable que el listado que ahora mismo estoy siguiendo experimente algunos cambios, como ya los experimentó el listado de montañas más altas de cada provincia que se manejaba hace 20 años.

En la ‘cima’

Dicho lo cual, siguiendo a Mendikat, el lugar creado por la naturaleza y sin intervención del hombre más prominente de la provincia de Valladolid es el que los mapas llaman Pozuelo. Se encuentra en la sierra-meseta situada justo encima de las localidades de Pedrajas de San Esteban e Íscar, tierras famosas por sus pinos piñoneros. En esa misma meseta se encuentra el castillo de Íscar, cuya Torre del Homenaje mide 30 metros y se eleva 878 metros por encima del nivel del mar, 12 más que el llamado Pozuelo.

Para llegar a estos puntos no muy indicados y en los que lo normal es que no veamos a nadie, lo que mejor me funciona es la aplicación Mapas de España, la versión gratuita del Orux Maps. Esa aplicación utiliza los mapas del Instituto Geográfico Nacional y, según ellos, en esta meseta hay numerosos puntos por encima de 850 metros y varios por encima de 860. Dos de ellos, siempre según el IGN, miden 866.

Como están separados por unos pocos metros y como es muy fácil llegar a ellos en coche (fácil con la aplicación), este mediodía he estado visitando los dos.

Para llegar hasta aquí, he realizado un intenso viaje desde Vigo, donde he dormido, con algunas paradas para conocer Medina del Campo y Olmedo, situadas cerca de Íscar.

Nada más llegar aquí, he aparcado y he visto que lo que tenía que hacer era dirigirme hacia el castillo. En cinco minutos o menos se llega al alto de la meseta, después de salvar un centenar de metros de desnivel en cuatro curvas.

Según subía, me he encontrado con una persona corriendo por montaña con su perro. No son largos desniveles, pero al haber muchos caminos de subida y de bajada sí pueden salir entrenamientos entretenidos. Y si quieres llano, tienes toda la gran meseta.

Al llegar arriba, en vez de girar a la izquierda hacia el castillo, se abandona el asfalto y es necesario seguir de frente y adentrarse en los caminos agrícolas. Hay muchos y son aptos para cualquier coche. No merece la pena buscar con la mirada lo que parezca una elevación, pues estas no existen.

Además, en cualquier lugar hay apilamientos de piedras, que son las que se han ido quitando al terreno antes de plantar los cereales en él, y es fácil confundir esos apilamientos con ‘falsos’ vértices geodésicos, como pasaba en el Cuchillejos y en otros hitos de este reto.

En el primer punto

Es más sensato, una vez en la meseta, coger el móvil con Mapas de España y buscar esos dos puntos de 866 metros. Para llegar a uno de ellos, hay que meterse unos 60 metros en un campo de labor. Nada hace intuir que ese punto es más alto que cualquiera de los de alrededor.

El segundo, el que se encuentra más cerca de Pedrajas de San Esteban, introduce una pequeña novedad. Se encuentra justo al lado de otro de los caminos y en él también hay muchas piedras apiladas, pero me han parecido de mayor tamaño y puestas con mayor criterio que las de otras montoneras de la meseta. Allí es donde me he retratado corriendo contra el automático de la cámara.

Me dicen en un bar de Íscar que no saben cuál es el punto más alto de su sierra y que estas piedras que les enseño en fotos no significan nada. Ellos tampoco le llaman Pozuelo a ningún lugar de sus montes.

Me da igual. He disfrutado muchísimo con la búsqueda de estos dos puntos, con los intentos para hacerme la foto en el segundo de ellos, con el fortísimo viento que movía las hierbas y los pinos, y con el pensamiento de que dentro de algunos años este no será el lugar más prominente de la provincia de Valladolid.

Punto de salida: Se puede subir en coche desde Pedrajas de San Esteban o desde Íscar.

Distancia: Para el primer punto, 60 metros. Para el segundo, nada.

Desnivel: Ninguno.

Cuánto se tarda: De Íscar a Íscar, por incluir el tramo del coche, media hora o algo menos.

Explícame cómo se sube sin literatura: Desde Íscar, subes en coche hacia su castillo. Arriba del todo hay una fuerte curva a la izquierda. Dejas en ese momento el asfalto y sigues de frente. Para encontrar los dos puntos hay que ayudarse del GPS. El primero está en el primer cruce a la izquierda, y luego andando unos metros a la derecha El segundo, más notorio gracias al bloque de piedras, está junto a un camino después de girar de nuevo a derecha y a izquierda.

Cima 56 de 68. La Coruña. Iroite. 687 metros. 7-5-2019

El pedazo de tierra comprendido entre las rías de Arosa por el sur y la de Muros-Noya por el norte es la llamada península del Barbanza, situada de pleno en la provincia de La Coruña. La comarca es conocida como El Barbanza (O Barbanza), si bien oficial y administrativamente se divide entre los municipios bañados por cada una de las dos rías.

Tiene cierta lógica, ya que la península está partida en dos por un eje longitudinal: la sierra del mismo nombre, del Barbanza. Sus alturas están muy lejos de ser espectaculares, pues no llega a los 700 metros, pero teniendo en cuenta la escasa montaña con la que cuenta la provincia de La Coruña, esta sierra puede considerarse uno de sus terrenos más montunos.

De hecho, si hoy he venido aquí es porque se estima que en este lugar se encuentra el punto más prominente de La Coruña, el Iroite, con 687 metros de altura y 550 de prominencia. Cuando haga el pico (punto) más prominente de Valladolid me extenderé en alguna explicación, ahora de momento me limito a contar lo que ha sucedido hoy.

La bola cimera

Y hoy ha empezado con un fuerte madrugón en Vigo, donde me alojo estos días por culpa del Numancia Juvenil, que se ha clasificado por primera vez en su historia para la Copa de Campeones de la categoría. Ayer le eliminó el Villarreal en cuartos.

Como he salido pronto, también pronto he llegado a Boiro, ya en La Coruña y ya a los pies de la Sierra del Barbanza. El camarero del bar donde he almorzado, bastante montañero por cómo hablaba sin yo decirle mis intenciones, me ha recomendado que fuera mejor a los sitios de montaña del Barbanza, para él más bonitos que los de playa.

Entonces es cuando le he dicho mi plan, subir al Iroite, pero que prefería esperar un poco porque no tenía prisa y porque la montaña se veía totalmente cubierta de nubes. El camarero se ha asomado a la calle, y ha convenido en que era mejor hacer algo de tiempo a ver si levantaba el día.

Por esa razón, he visitado antes lo que quería visitar después, la Gran Duna de Corrubedo, la mayor duna de todo el norte de España. No hacía frío pero sí bastante viento. La duna, de hasta 20 metros de altura, en teoría solo puede verse, pues está prohibido salirse de las pasarelas de todo este espacio natural. Decenas de pisadas demuestran que a pocos intimidan las multas de hasta 6.000 euros que se imponen desde que en 2006 se decretó la prohibición.

Por seguir haciendo un poco de tiempo, he entrado en Ribeira (Riveira) y Puebla del Caramiñal (A Pobra do Caramiñal, cuyas piscinas naturales del río Pedras algún día visitaré). El día seguía con nubes arriba, así que ya he decidido lanzarme.

Dejando hacer al automática de la cámara

El Iroite, este techo del Barbanza, se encuentra al menos en dos epígrafes de todo este gran reto de las 68 cimas: cima a la que se puede llegar en coche y cima para la cual hay que pedir permiso por encontrarse dentro de un terreno militar. Esto último me sorprendió cuando lo descubrí hace algunas semanas, preparando el viaje.

Pudiéndose subir en coche… en coche he subido. La cima tiene carretera por los dos lados, pero yo he subido las dos veces por el mismo, desde Boiro. No hay más misterio que poner el GPS o el Google Maps y seguir las indicaciones. Primero se pasa un bosque de eucaliptos y después otro de pinos.

Esta cara sur es menos agreste que la norte, desde donde la distancia con el mar es de menos de tres kilómetros.

Cuando se llega arriba del todo se empiezan a ver numerosas vallas. Como decía, es terreno militar y, más concretamente, otro Escuadrón de Vigilancia Aérea del Ejército del Aire, el 10, el tercero que me encuentro en este proyecto junto a los de Islas Baleares y Alicante.

Como en esos dos, una gran bola corona el interior del recinto. Esta vez ni me he molestado en pedir permiso. La cima es una gran explanada, así que no sé exactamente cuál será el punto más alto. Para darle la vuelta completa al recinto, algo que no llevaría mucho tiempo, también hay que sortear algunas vallas de propiedades privadas.

No he visto a nadie en el EVA, ni siquiera en la puerta de entrada, a pesar de que dentro había alrededor de una veintena o más de coches.

No sé si por restricciones militares o de mi compañía telefónica, allí no andaba bien de internet, lo que me ha extrañado. Por esa razón no he podido ver entonces que el vértice geodésico parece que está dentro del recinto, pero justo en su límite, y al otro lado de donde se llega en coche. Por esa razón, para la próxima, miraré esos pequeños detalles con antelación.

Las vistas… igual, tendrán que esperar para la próxima vez, y eso que por lo que he oído en la radio he podido hasta he podido tener suerte porque se esperan un tiempo más revoltoso para los próximos días, con lluvia y mucho viento.

De lo que son las 50 provincias, este monte Iroite es el punto más bajo que tengo que visitar, y visitado está. Como casi todas estas zonas a las que voy un poco de pasada, creo que aquí merece la pena pasar unos días, sobre todo en verano.

El mar y la montaña se pueden compatibilizar no ya en el mismo día, sino en un rato: un paseo por cualquier lugar de la Sierra del Barbanza y un posterior baño en cualquiera de las numerosas playas de la zona que hoy mismo han conocido que mantendrán su bandera azul para el inminente verano de 2019.

Punto de salida: El mismo que el de llegada, aunque se puede intentar dar un paseo de unos minutos alrededor .

Distancia: Testimonial.

Desnivel: El mismo que la distancia.

Cuánto se tarda: El rato que estés en la cima disfrutando de las vistas cuando se pueda

Explícame cómo se sube sin literatura: La carretera a la Sierra de Barbanza sube desde Boiro. Una vez que se coge, ya no hay desvíos hasta la gran explanada cimera.