Cima 23 de 45. Sevilla. El Terril. 1.128 metros. 20-2-2016

El Terril, la cima más alta de Sevilla con sus 1.128 metros sobre el mar, ha servido para superar la mitad de este reto, casualmente cuando llevamos prácticamente dos años y medio justos. La idea es hacerlo en cinco.

Después de la multitudinaria ascensión del mes pasado al techo de Valencia, la caminata al Terril ha sido más minimalista, pues solo hemos ido Cristina y yo. Hemos bajado a Sevilla junto a la gran cantidad de sorianos que mañana domingo tienen intención de correr el maratón. Nosotros dos hemos aprovechado la tarde de hoy para escaparnos con nuestras cimas.

No había tiempo que perder. Yo llegué ayer viernes a Sevilla. El AVE con todo el grupo de sorianos ha llegado hoy a las 14.30. Según han salido de la estación de Santa Justa, les hemos dicho hola y Cristina y yo nos hemos ido con el coche de Nacho hasta el punto de salida de la marcha de hoy.

En la cima
En la cima

Hay que aparcar en el kilómetro 8,2 de la carretera que une Pruna y Algámitas, ya muy cerca de la provincia de Cádiz. Es la carretera SE-9225 (antigua SE-462, como todavía aparece en muchos navegadores). Nosotros nos hemos pasado, y hemos tardado unos dos kilómetros hasta que hemos podido dar la vuelta en esta reviradísima carretera.

Hay que andar 200 metros hasta el kilómetro 8. Justo ahí, a la derecha, se ve que sale una senda bastante empinada, sin pérdida. Hoy estaba llenísima de barro, había que fijar bien los pies para no irse hacia atrás.

Este ascenso se completa en diez minutos o menos (nosotros hoy menos porque la amenaza de la noche nos ha hecho ir bastante rápido). La senda termina en una pequeña explanada con un gran pluviómetro. Se disfrutan unas buenas vistas del otro lado de la Sierra del Tablón.

A la izquierda

Llegados a esta explanada, es fácil saber que hay que ir hacia la izquierda. Quizás en días nubosos sea más complicado, pero hoy no había ninguna pérdida. No hay un camino muy claro, o al menos no lo hemos visto, pero toca ir todo el rato siguiendo la ladera sin perder altura.

Llega un punto en el que se ven dos prominencias. Desde cerca, la falta de perspectiva impide saber cuál es la más alta: es la segunda. Tampoco pasaría nada por ir todo el rato por la cresta y, antes de acceder al Terril, ascender este primer pico. Nosotros no lo hemos hecho.

El rocoso Peñón de Algámitas
El rocoso Peñón de Algámitas

Estas dos prominencias están separadas por un pequeño collado. Se puede parar a reposar un minuto antes de afrontar la pendiente final. Durante el reposo, se contemplará a la izquierda del camino el Peñón de Algámitas, apenas siete metros más bajo que el Terril pero mucho más abrupto y espectacular. Eso sucede varias veces en este reto: la cima más alta no es la más señera de la provincia.

El tramo final son poco más de cinco minutos, no recuerdo muy bien, en los que hemos tenido que ir apartando las ovejas, que ya no tenían previsto ver a nadie más en el día de hoy. Cuando hemos empezado a andar, nos hemos encontrado con una familia de cuatro niños que acababa de terminar el mismo recorrido que nosotros.

Una hora de subida

Hemos empezado a andar a las 16.30 y hemos llegado a la cima en algo menos de una hora. Entonces hemos tomado una de nuestras decisiones habituales: en lugar de deshacer el camino, bajar en línea recta hasta la carretera.

A pesar de ser bajada y de ser más corto, hemos tardado mucho más. Eso da una idea de lo que nos hemos encontrado: mucha maleza amazónica, mal terreno de piedras y barro, avance dificultoso… lo que nos gusta. Teníamos todo el rato, de frente, el Peñón de Algámitas, al otro lado de una carretera a la que parecía que no íbamos a llegar nunca. Ha merecido la pena, pero quizás estaría bien que marcaran una senda por esta ladera para hacer circular esta ruta del Terril sin necesidad de llevar machete.

El descenso
El descenso

Hemos aparecido aproximadamente en el kilómetro 4,8 de la carretera, así que casi hemos tenido que andar otros tres kilómetros y medio hasta llegar al coche. Todavía era de día pero empezaba a oscurecerse.

Una vez montados en el coche, rumbo de nuevo a Pruna, Morón de la Frontera, El Arahal y Sevilla, unos cien kilómetros. Todavía no sabemos qué será lo próximo.

Punto de salida: Kilómetro 8 de la SE-9225, entre Pruna y Algámitas.

Distancia: Calculo que habremos andado nueve kilómetros, pero en uno de ellos, el de bajada hasta la carretera, el ritmo ha sido lentísimo.

Desnivel: Se sale a 745 metros y se llega a 1.128, casi 400. Al bajar, como hemos ido hasta el kilómetro 4,8 de la SE-9225, habremos salido a unos 700 metros de altitud. En total, algo más de 800 metros acumulados.

Cuánto se tarda: A subir no hemos tardado ni una hora, pero por poco y a muy buen ritmo. Para bajar, por lo que he comentado, aproximadamente hora y media hasta el coche.

Explícame cómo se sube sin literatura: Aparcas en el kilómetro 8,2 de la carretera entre Pruna y Algámitas. Si vas en ese sentido, la explanada está a la izquierda. Es mejor no pasársela. El camino empieza en el kilómetro 8. Sube una senda empinada y se llega a un collado. El Terril está a la izquierda. No hemos visto camino pero es fácil. Hay dos prominencias, y nuestro objetivo es la segunda. Para bajar, lo razonable es desandar los pasos. Los enemigos de lo razonable puede seguir nuestros pasos y bajar de frente hasta la carretera, que se ve desde la cima.

La canción de Fernando: