Cima 21 de 45. Málaga. La Maroma. 2.066 metros. 28-12-2015

Ayer subimos El Torreón de Cádiz y hoy hemos hecho lo mismo con La Maroma de Málaga. El grupo ha sido el mismo de ayer de nueve personas, con la añadidura de Miguel Ángel, a quien casualmente conocí en la ascensión al Pico Mágina de Jaén y con quien mantenemos la relación.

La Maroma impresiona por varias causas. Primero, por lo poco conocida que es. Es el dosmil más meridional de Europa, condición que se comprende cuando se ve que está a apenas una quincena de kilómetros del mar que cierra España por el Sur.

Es una de las montañas más prominentes de la Península Ibérica, con el ‘agravante’ de que los pueblos más altos de la vertiente malagueña se encuentran a algo más de 600 metros. Nosotros, de hecho, hemos salido desde Canillas de Aceituno, a 660 metros sobre el mar.

Una marcha larga

Eso significa que la marcha hasta La Maroma es bien larga. Nada más empezar, al lado del Ayuntamiento de Canillas, hay un cartel que pone: “La Maroma: 5.500 metros aprox.”. Es un cartel engañoso y, por tanto, falso. Quizás haya 5,5 kilómetros en una línea perfectamente recta, pero la senda de ascenso es de algo más de ocho kilómetros.

El inicio de la ruta es sencillo. A las 9.00 habíamos quedado con Miguel Ángel, que venía de Jaén, en el Ayuntamiento de Canillas. Desde allí hay que seguir el cartel del que he hablado antes. Al menos, la dirección que marca es la correcta.

Los primeros metros son una cuesta empinadísima dentro del mismo pueblo. Cuando se le abandona, aparece un gran cartel y los primeros hitos de la senda de La Maroma: todo para arriba. Considerando que hay que salvar 1.400 metros, incluso se agradecen los grados de desnivel. En apenas media hora ya se ve, abajo, lejos, Canillas de Aceituno.

Barrancos y laderas

Pero todavía queda bastante. Sin pérdida posible ahora que no hay nada de nieve, la vereda va cruzando barrancos y cortando laderas mientras se va ganando altitud. No nos hemos cruzado con mucha gente en el camino, apenas dos o tres grupos, además de las cabras montés que habitan los riscos de las sierras occidentales de Málaga.

Poco después de cruzar el barranco de Las Tejas, el camino gira a la derecha para enfilar hacia las mayores alturas de la sierra. Como nos habían advertido, la ruta con nieve se puede hacer mucho más complicada a no ser que se conozca o que se disponga de GPS. Esta mañana no había problemas.

El tramo final es rocoso y se pasa junto a una grande y profunda sima que está vallada para evitar accidentes. Nada más pasarla se llega a la cúspide, amplia y desde las que se disfrutan unas vistas espectaculares: Sierra Nevada, el mar y, en días algo más despejados, África.

Hay tres puntos prácticamente igual de altos en esta cresta de La Maroma. El que hemos pisado nosotros, para asegurar, tiene una construcción de unos cinco metros a la que nos hemos encaramado varios de nosotros.

Algunas dudas

Existen algunas dudas sobre la ubicación de La Maroma, algo que parece inconcebible en estos tiempos. Unos dicen que el vértice geodésico está en el límite de las provincias de Málaga y Granada, y otros que está únicamente en tierras granadinas. Aunque fuera cierto este segundo supuesto, lo que está claro es que el punto más alto de la provincia de Málaga está aquí.

Para bajar, hemos seguido el mismo camino durante algo más de una hora. Poco después, hemos girado a la derecha para bajar paralelos al barranco de Las Tejas, según el track que manejaba Miguel Ángel. Se hace más entretenido así.

El tramo final es una pista para coches, pero existen varios atajos para conseguir hacer más cortas sus larguísimas zetas. Hemos llegado al mismo punto del pueblo del que hemos salido, solo que por la mañana habíamos girado a la derecha y ahora hemos aparecido por la izquierda.

Muy buena ruta. Sensación total de alta montaña, mucho desnivel y bastantes kilómetros. No esperábamos que la cima más alta de Málaga nos fuera a deparar tanto.

Punto de salida: Canillas de Aceituno. Justo al lado del Ayuntamiento.

Distancia: Nos han salido 18 kilómetros.

Desnivel: Se sube de 660 a 2.066 metros. En total, con algunas pequeñas pérdidas de altura, casi 3.000 metros de desnivel acumulado.

Cuánto se tarda: Nosotros hemos tardado unas seis horas y media. Para subir, tres horas y cuarto. Para bajar hemos tardado algo menos aunque el camino que hemos elegido es un poco más largo.

Explícame cómo se sube sin literatura: Te posicionas en el Ayuntamiento de Canillas de Aceituno. Allí hay un cartel que indica a La Maroma. Tras cruzar el pueblo, sigues los hitos de piedras o los colocados por la Junta de Andalucía, que se van alternando. La ruta de ascenso es una gran ‘S’: Este-Oeste-Este. Los tramos con mayor pendiente son al comienzo y al final. Hay que tomarlo con calma.

La canción de Fernando:

Cima 20 de 45. Cádiz. El Torreón. 1.654 metros. 27-12-2015

Ya estamos más cerca de la mitad. Con el ascenso a El Torreón de Cádiz, ya van 20 cimas en dos años y cuatro meses. El proyecto va llevando su ritmo. Alfonso, Cristina, Félix, Nacho, José Luis, José Vicente, Óscar, Sergio 1 y Sergio 2 somos las nueve personas que hemos conseguido subir a esta pétrea plataforma de la Sierra de Grazalema, el lugar más lluvioso de España aunque hoy ni ha amenazado.

Antes de nada, dos pequeños avisos: Al Torreón no se puede subir del 1 de junio al 1 de octubre y, fuera de esas épocas, es necesario un permiso. Nosotros lo conseguimos por teléfono sin muchos problemas, aunque tuvimos la fortuna de que había plazas con un mes de antelación. Para mañana, por ejemplo, no había lugares disponibles.

Entre Grazalema y El Bosque

La crónica del ascenso a este pico de Cádiz es sencilla, en parte debido a esas restricciones. Hay que subir desde el sendero que empieza en el kilómetro 40 de la A-372 entre Grazalema y El Bosque, a siete kilómetros de Grazalema.

El aparcamiento es claro, tan claro como el camino que hay que seguir. Justo a las nueve de la mañana hemos empezado a andar. El día es como la mayoría de los días de este invierno: soleado, sin amenaza de lluvia y casi caluroso.

A ese calor contribuye el fuerte desnivel que hay que salvar: 780 metros en menos de tres kilómetros y medio. El camino asciende casi siempre entre encinas hasta aproximadamente los 1.500 metros. La única excepción son tres o cuatro ejemplares de pinsapos, una conífera poco frecuente y que solo forma un bosque en el mundo, precisamente en esta Sierra de Grazalema. Hoy no hay tiempo para conocer el pinsapar.

Cabra montés

En el camino, además, hemos visto varios ejemplares de cabra montés. No es extraño, teniendo en cuenta que el hábitat de la parte alta de la sierra es perfecto para ellas: rocas y rocas. De hecho, el camino casi desaparece en el último tramo del ascenso, en el que es necesario ayudarse de las manos para progresar. No es difícil ni seguir el rumbo ni superar estas dificultades, que de hecho le dan un pequeño plus de atractivo a la ruta.

Hora y media después de salir estábamos arriba. Hemos podido disfrutar de unas vistas espectaculares de numerosos picos y pueblos de las provincias de Cádiz y Málaga. El verde del paisaje ayuda a hacer creíble los datos de pluviosidad de la comarca.

El descenso hay que hacerlo por el mismo lugar, dando paso al resto de personas que también han conseguido el permiso de la Junta de Andalucía. Hay mucha piedra suelta y es fácil sufrir algún resbalón, pero en general la ruta, de unas tres horas, es muy agradable. A mediodía ya estábamos en nuestra furgoneta. Pronto está prevista la 21.

Punto de salida: Kilómetro 40 de la A-372 entre Grazalema y El Bosque. Hay un pequeño aparcamiento.

Distancia: Casi siete kilómetros.

Desnivel: 780 metros, según pone el cartel de inicio del sendero.

Cuánto se tarda: Hemos hecho tres o cuatro paradas al subir y en la cima hemos estado casi un cuarto de hora porque el día lo merecía. De furgoneta a furgoneta: tres horas.

Explícame cómo se sube sin literatura: Desde el aparcamiento, cruzas la carretera. Allí comienza el sendero. Hay pocas señales, pero no menos de las necesarias: el camino es siempre evidente. Cuando se supera el último tramo rocoso, pronto aparece el gran cartel avisando de que ya estamos en El Torreón.

La canción de Fernando: