El pasado sábado 29 de julio y ya que se acerca la fecha de entregar las llaves del local al Ayuntamiento, la Cuadrilla de La Mayor nos volvimos a juntar para comer y dejar nuestra Virgen en su Iglesia. Como ya os contamos, no se queda en nuestra casa durante todo el año como otros Santos titulares de Cuadrilla, sino que permanece en la Iglesia de La Mayor, su Iglesia.

Y qué mejor excusa para volvernos a juntar, para volver a ponernos la camiseta y el pantalón de la Cuadrilla, para pasar un buen día y para volver a recordar esas anécdotas sanjuaneras de este año tan intenso.

Comenzamos con un vermú por alguno de los bares del Barrio, donde nos fuimos juntando todos. ¡Qué emoción volver a ver a nuestros colaboradores con sus camisetas de Cuadrilla! Comimos en el local con la armonía y buen ambiente habitual, y a las seis de la tarde sacamos a nuestra Virgen, la Virgen de La Mayor, de la que durante este tiempo ha sido su casa, nuestra Cuadrilla. Portada por todos los colaboradores, turnándonos para despedirnos de ella, y amenizados por nuestros gaiteros, llegamos a la Plaza Mayor.

La Cuadrilla de La Mayor con la Virgen.

Los Jurados con la Virgen.

Los Cuatros metiendo la Virgen a su Iglesia.

En la puerta de la Iglesia nos esperaba el Párroco Ángel, quien gustosamente nos recibió, y tras orar y dar las gracias por lo vivido este año, colocamos la Virgen en su altillo habitual mientras sonaba una sanjuanera. Emociones a flor de piel por esta bonita despedida.

Subiendo la Virgen a su altar.

¡Gracias a todos!

Tras ello recogimos las andas ya vacías y seguimos disfrutando de este estupendo día con nuestra Cuadrilla. Siempre en buena compañía gracias a todos ellos, otro emotivo día que no olvidaremos.