Una entrada del blog estábamos seguros que iría dedicada a la tradición familiar sanjuanera. Y aquí está, pues es bastante culpable de que estemos en los prolegómenos de unos meses intensos e inolvidables como Jurados de Cuadrilla.

Por una parte, la herencia que recibimos tiene su origen en 1958 cuando los abuelos de Carlos, Victorino Gonzalo y Mª del Carmen Muñoz,  fueron Jurados de la Cuadrilla del Salvador. Eran otros tiempos, muy diferentes a los actuales, donde la Jurada no representaba cargo y los preparativos eran mucho más laboriosos, como el despiece del toro o el cocinar durante San Juan. Con todo, ellos nos enseñaron la verdadera esencia sanjuanera. Aquí os dejamos algunos bonitos recuerdos de aquel año 1958.

Cuadrilla del Salvador 1958.

Domingo de Calderas de 1958.

Por otro lado, la tradición sanjuanera familiar también se refrenda en múltiples detalles, como la indumentaria sanjuanera que pasa de abuelos a nietos y que se luce en estos  días tan especiales. En nuestro caso, la Jurada el Lunes de Bailas desfilará con la mantilla “heredada” de la abuela Florinda, de gran valor sentimental. Su hermano, nuestro cartelero, llevará la capa castellana del bisabuelo Aquilino. Y también presumiremos de mantones bordados de las abuelas de nuestras abuelas. Un recuerdo familiar que luciremos con orgullo.

Domingo de Calderas; mantón de la abuela de la Jurada.

La mezcla de esta herencia y aprendizaje sanjuanero conjuga en nosotros un sentimiento que nos ha empujado a dar este paso, donde se aprecia el verdadero sentido de las fiestas: la participación, el disfrute y el trabajo por y para el barrio, deseando que todo salga como es de esperar siguiendo nuestros sorianos usos y costumbres.