Un cuento español

Ahora que los chinos ya no son cuentos, son muy verdaderos, pasaremos al cuento español.

Hace tiempo que decidí elaborar las normas de la Casa de los Abuelos de Tardelcuende. Tienen un solo artículo y, en caso de suscitarse dudas, debemos remitirnos a él.

Artículo 1º: En la casa de los abuelos de Tardelcuende se hará siempre lo que los niños quieran.

Samuel y Elba estuvieron totalmente de acuerdo. A la mañana siguiente comienzan las hostilidades. Estos incipientes subversivos ya piden sus derechos. Con cuatro y seis años respectivamente.

Quieren ver los dibujos mientras guarrean el desayuno, no hacer la siesta, comer solo lo que les apetece y por la noche películas tipo ‘Madagascar’.

No quieren desayunar y prefieren ver dibujos en la tele. No quieren lavarse ni cambiarse, dicen que están bien como están.

El abuelo les dice muy serio: “Niños debéis desayunar, y sin protestar que os quedáis sin cromos”.

Elba, una fuerza de la Naturaleza siempre en guardia, salta enseguida: «Pero tú nos has dicho que podemos hacer lo que queramos».

Júa, Júa inocentes, ¿no sabéis que sois españoles?

No habéis leído la letra pequeña del contrato, no sabéis que el que tiene el poder y el dinero hace lo que le da la gana.

Tontitos, que las promesas son para que me queráis, después hago lo que quiero.

Yo si quiero os dejo sin paga, os doy verdura para comer y cenar, agarro el mando de la tele y veis lo que me de la gana, y si os ponéis chulitos os disuelvo y os mando a la car….. perdón a la cama.

Y si me da la gana, pues modifico las normas y os quedáis sin cabezudos, sin disfraces y sin fiestas.

Si me hartáis demasiado os desahucio y os vais a casa de tío Tino o tía Tina.

Ya os estáis lavando sin rechistar.

Samuel refunfuña y dice que no se lava, que yo haga lo que quiera.

Ya tenemos el contestatario, estos niños de ahora creen que pueden hacer lo que les de la gana, que pueden vivir sin trabas, que solo tienen que ser buenas personas y cumplir con sus estudios.

Claro, así llegan a mayores y piensan por su cuenta. Hay que tomar urgentemente cartas en el asunto.

No podemos criar niños en libertad, no podemos criar niños que sepan pensar, no podemos criar niños que tengan sus criterios definidos.

Indeseados gobernantes.

El mismo cariño y comprensión que yo podría esperar de mis niños de actuar así es el que pueden esperar ustedes  de nosotros, que más parece quieran ser nuestros amos que nuestros gobernantes.

Atentamente, su humilde servidor que besa su mano.

Firmado. Inocente Borrego Amaestrado.

Y vuelta la burra al ‘prao’

De nuevo los Presupuestos Generales del Estado ven la luz y, de nuevo, los sorianos nos disponemos a padecerlos. Hay dos cifras que determinan el que sea así desde los tiempos de la Transición: 92.001 habitantes, (añadida Zaira la niña de Rarri y Conchi), y 10.306 kilómetros cuadrados de superficie. O sea que tocamos a 8,9 habitantes por kilómetro cuadrado.

Si quitamos a la mitad que viven en Soria capital, pues mira los que quedamos.

No somos relevantes a la hora de darle a la calculadora de votar los diferentes gobiernos. Pero somos personas, joder.

No descendemos de los aguerridos numantinos, parece claro, y tampoco arriesgamos nuestro rosario y nuestro porrón, pero somos campeones del mundo en lloros, en lamentaciones.

En mi opinión, estos presupuestos no son ni buenos ni malos, son un escarnio para todos nosotros, para los que mantenemos, todavía, el mundo rural. Siempre esperando que cualquier tiempo venidero sea mejor.

El próximo año les daremos mucho más nos anuncian, para lo mismo anunciarnos el próximo año.

Con todos mis respetos, métanse los presupuestos por donde les quepan y piensen en clave de personas, de territorios, de despoblación, de que antes o después la solución estará en el campo.

Curiosamente en el conjunto de nuestra Comunidad Autónoma los presupuestos suben un 25%. En nuestra provincia bajan, luego la desigualdad se incrementa.

Esperemos que los presupuestos de la Junta de Castilla y León efectúen una política correctora.

¿Qué no lo creen? Yo tampoco.