Teníamos muchas cosas, tantas como para decorar dos locales. Muchas ideas pero nos faltaba la idea de conjunto. Algo que conjugara pasado y presente. Queríamos que esa combinación resultara atractiva, interesante, bonita y con personalidad. Enseguida pensamos en Lola Gómez Redondo, amiga de mi familia y tía de Fran, nuestro cuñado. A pesar del poco tiempo libre que tiene, en cuanto le pedimos su colaboración, aceptó con agrado. Gracias Lola.

Hemos formado un grupo muy bueno. Contamos con muchos artistas entre los colaboradores. Hasta los “ñapas” son artistas, más adelante os diré por qué. Tenemos la suerte de tener entre nosotros dos excelentes fotógrafos: mi tío Carlos Arlegui y Luís Ángel Tejedor (Luiyi). La primera foto de la pared de la izquierda es de Luís Ángel de 2013, con ella, hemos querido hacer un pequeño homenaje a nuestras queridas peñas. Es una bajada a las bailas de todas las peñas. Aquí no hay separación por colores, van todos los chalecos mezclados y todas las charangas tocando al unísono la canción de las Bailas. Encima de la fotografía hemos colocado los banderines que nos regalaron las peñas un día que nos hicieron el honor de visitarnos.

A continuación un recuerdo a un novillero soriano: Vicente Ruiz Saínz “el Chinche”. Nació en diciembre de 1913 y murió el 29 de junio de 1935. El 28 de junio de 1935, Viernes de Toros, durante la lidia del segundo novillo de su lote, el toro de San Miguel le propinó un tremendo golpe hiriéndole de muerte. El joven novillero, de 21 años de edad, falleció en Soria en la madrugada del Sábado Agés. Hemos expuesto material inédito de la novillada del Domingo de Calderas del 1932. El organizador de la corrida fue Constancio Jiménez “El manchego” abuelo de mi madre.

Tres años antes de aquel fatídico día, Vicente Ruiz Saínz “el Chinche” fue contratado para lidiar dos toros en la novillada del Domingo de Calderas del 3 de julio de 1932, corrida a la que pertenecen las fotografías expuestas. Completaban la terna los novilleros Paco Cester y Ángel Rey Conde. Junto con las fotografías está el cartel de la novillada del Domingo de Calderas con una entrada del día y una pequeña reseña del torero. También una breve crítica taurina  escrita por Paco Soria en el Avisador Numantino que dice así: Vicente Ruíz necesita mucho más entrenamiento. Seguimos creyendo que puede ser una figura. Su primera actuación fue colosal aunque la segunda estuviera desconcertado. Coronando este nostálgico recuerdo, un pesado estoque de hierro roído por el oxido y el paso del tiempo.

Seguido, hemos aprovechado un burladero que había de años anteriores para hacer un “photocall” que no es más que un lugar donde hacer divertidas fotos. Como os contaba lo hemos quitado de la pared sacándolo unos cm y lo hemos instalado dejando un hueco donde meterse para hacerse una foto incluso con montera y capote o con un sombrero cordobés.  Todo un acierto. ¡¡¡¡El juego que está dando!!!!

El siguiente decorado es una enorme fotografía en blanco y negro de la Saca de 2013 titulada “El salto” de mi tío Carlos Arlegui. Parece que el toro va a salir de la foto. Siempre que veo esta foto me imagino a mi tío en el suelo esperando a disparar el “gatillo”. ¡Qué miedo! Continúa una genial fotografía de Luís Ángel: el albero y parte de la grada visto desde la nuca de un torero. Aunque fue elegida por su genialidad, se ve el palco de la cuadrilla de San Esteban. Termina esa pared con una preciosa foto en blanco y negro de mi tío con los 24 toros en los corrales de Valonsadero en 1996. Es una rareza porque como ya sabéis, desde hace unos años, los toros que se lidian el Viernes de Toros se llevan directamente a la plaza. Uno de esos toros que se ven ahí es “Cantor” el toro de la cuadrilla de Santiago.

Al otro lado de la doble puerta, otra preciosa foto de mi tío Carlos que además de bonita es muy emotiva. En uno de los lugares más importantes del local, hemos querido hacer un pequeño homenaje a la Banda Municipal de Soria. Es una institución, seguramente la más querida por todos los sorianos y no solo en las Fiestas de San Juan. No hay nada más que ver la cantidad de sorianos que van a todos y cada uno de los conciertos, ya sean en el Palacio de La Audiencia o en el parque de Santa Clara. Como dice Fernando: “la Banda es una gran familia”.

Termina la pared con un recuerdo a las fiestas de San Juan 1996, año en el que fueron jurados de Santiago mis padres. Hemos querido tener este pequeño detalle no solo con ellos, si no con todos con los que trabajaron a su lado para que resultaran unas fiestas maravillosas. Hoy algunos de ellos están también con nosotros. Mis padres esperaron a que yo tuviera edad suficiente para que las recordara y ¡vaya si las recuerdo!

En mi familia somos los novenos jurados: en 1945 fueron jurados de Santa Catalina los abuelos de mi madre, Constancio Jiménez “El Manchego” y Pascuala San Juan; después tres de sus hijos varones junto con sus mujeres: en 1953 Eduardo Jiménez y Francisca Monge jurados de La Mayor; En el año 1963 en la cuadrilla de La Blanca fueron jurados Constancio Jiménez y Milagros Gómez; en 1968, en la cuadrilla de San Juan  Adolfo Jiménez y Carmen Gómez; en 1996 compartieron año mi madre y su prima Cristina. Tomás Pérez Frías y Mª Jesús Arlegui Jiménez jurados de Santiago y Eduardo Rubio Garcés y Cristina Jiménez Gómez jurados en la cuadrilla de El Salvador. Doce años después en 2008 fueron jurados de la cuadrilla de Santiago Javier Jiménez y Victoria Rubio; en 2013, en la cuadrilla de La Blanca, Miguel Ángel Berná y Lucía Jiménez en el 50 aniversario del cargo de jurados de sus padres.

En la familia de Fernando también ha habido varios jurados: Carmen Calonge en 1976, Carmelo Calonge y Mercedes Barrio en 1982 en la cuadrilla de San Miguel, Fernando y Mª Ángeles Calonge en 1984 en la cuadrilla de El Rosel y San Blas, Elisa Calonge en 2008 en la cuadrilla de El Rosel y San Blas, y Carmelo Calonge y Josefina Muñoz en 2016 en la cuadrilla de El Rosel y San Blas. Mucho más reciente en 2016 fue jurado de la Cuadrilla de San Miguel, Jorge Crespo, primo de Fernando. Fueron unas fiestas maravillosas. A pesar de empezar un poco tarde… ¡qué bien se hicieron las cosas!

Siguiendo el mismo orden, hay un lugar reservado a las botas de vino. Hemos querido mostrar nuestro agradecimiento a las personas que desinteresadamente nos han pintado las botas para este año, pero además queremos hacerlo extensivo a los que año tras año decoran más de 300 botas para las fiestas. En cada una de las botas hay arte, belleza, tiempo, esfuerzo… pero todas están llenas de cariño. Consiste en un tablero fotográfico en el que figuran las botas (falta alguna que se añadirá porque no llegaron a tiempo) cada una con su anverso, reverso y el nombre del autor. Desde aquí gracias a TODOS los que año tras año nos hacéis tan maravilloso regalo.

Continuamos a la derecha con un gran toldo blanco con el logotipo de la cuadrilla. Cuanto más lo miro más me gusta.

Bueno, antes os hablaba de los “ñapas”… pues al lío. El siguiente ornamento es una pared forrada con arpillera, en la que hay anclados 6 soportes de hierro para sujetar 6 damajuanas, cada una pintada con un motivo de cada uno de los días de San Juan. La idea fue de mi madre pero aquí han trabajado muchas personas para hacer este maravilloso rincón que tanto está gustando. Mi padre encontró y compró las garrafas. Por la amistad que tiene con Luís Alberto Romero consiguió que las pintara. Luís Alberto, lo hemos hecho personalmente pero queremos hacerlo también públicamente, mil gracias, son una maravilla y nos consta la cantidad de horas que has empleado para pintarlas. El esfuerzo ha merecido la pena. Carlos, un alumno de mi madre y profesor del Instituto de Formación Profesional Pico Frentes, hizo los soportes de hierro empleando parte de su tiempo libre. Y por último, no podéis imaginar el tiempo, el mimo, el cuidado, la precisión y la perfección con la han trabajado los “ñapas” Fernando y Abel, padre y tío del jurado, bueno los que los conocéis no tenéis que imaginar, lo sabéis. Solo os pido que si podéis verlo “in situ”, miréis con detenimiento cómo está puesta la cuerda alrededor del cuello de las garrafas. No es que no se pueda mejorar, sino que dudo que se pueda igualar. Nos sentimos muy orgullosos de todos vosotros. Tanto trabajo ha  hecho que este, sea un rincón espectacular.

A continuación hay una pared negra llena de imágenes en blanco y negro inéditas de las fiestas de San Juan de los años 20 a los 70. Sé que no os extraña, todos sabéis que mi padre es coleccionista de postales y fotografías de Soria.

Entre esta pared y la anterior, en la parte superior, destaca un caballito de Soria de hierro que con tanto cariño nos hizo Pepe, un primo de Fernando. Precioso.

A los dos lados de la puerta hemos puesto fotos de los colaboradores en fiestas de San Juan. Estáis todos guapísimos.

Otro espacio bonito son las columnas que hay en el centro del local. Están decoradas con unos programas de fiestas que año tras año editaba Graficas Sorianas. En dichos carteles hay ilustraciones de sorianos tan reconocidos artísticamente como Ezequiel Villanueva, Faustino Manchado, Lafuente Caloto, Mariano Lenguas… ¡Qué columnas tan bonitas y cuánto arte hay en ellas!

Por último, entre columnas y pared, hemos puesto una especie de “tenderete” con pinzas iluminadas en las que vamos poniendo distintas fotos de este año y de estas fiestas.

Ya son varias las personas se han pasado por el local para conocerlo y se han llevado una muy grata impresión.

Todo comenzó limpiando y pintando… ¿os acordáis?

A todos los que habéis hecho del local de cuadrilla un espacio acogedor, bonito, con encanto, emotivo por el ayer y el hoy… GRACIAS.

Y a vosotros, vecinos, amigos y todos los que nos leéis, os invitamos a que vengáis, como os decía antes, lo hemos hecho por vosotros y para vosotros. Os esperamos.

   

¡Hasta la próxima entrada!