Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 328. 9-5-2024

Seis sorianos viven un terremoto en Croacia... 500 años después

Croacia (12)
photo_camera Croacia (12)

VER GALERÍA DE FOTOS

Nuevo viaje, tercero consecutivo en mayo a los Balcanes del mismo grupo, esta vez para visitar, de momento, Croacia. Y ha sido un viaje, literalmente, histórico, y eso que no ha hecho sino comenzar.

A las 23.16 de este jueves, cuando no estaba lejos el momento de despedir la larga jornada, todos los miembros de la expedición hemos notado cómo se movía claramente el suelo bajo nuestros pies durante ¿tres, cinco, siete segundos? Y eso que estamos en una casa de planta baja.

Como no sabíamos lo que había pasado pero sí lo intuíamos, pronto hemos descubierto en Twitter que, efectivamente, ha sido un terremoto. Al principio le dieron una intensidad de 3,5, pero lo borraron y al final me parece que lo dejaron en 2,7.

Terremoto
Terremoto

En la mañana de este viernes, nuestra casera nos informa de que el pasado 1 de mayo hubo un terremoto de 4,5 grados, y que desde entonces está habiendo bastantes réplicas. Esperan que ya se quede así la cosa, porque justo mañana se casa un miembro de su familia y porque esta zona de Croacia llevaba nada menos que 500 años sin vivir un terremoto.

Esta zona de Croacia son los famosos Lagos de Plitvice, y más concretamente la localidad de Smoljanac. En la mañana del jueves cogimos el avión Madrid-Zagreb a las 7.40, así que el madrugón en Soria de Adrián, José, Óscar, Sergio y Sergio fue interesante, nada que ver con el de Nacho desde Madrid, que también puede ser considerado madrugón.

En Zagreb, pronto cogimos coche y bajamos hacia el sur. Paramos a tomar algo y a comer después en el restaurante Savic, dos grandes bandejas de carne. Después de instalarnos, nos enteramos de que a los Lagos no se puede entrar después de las 16.00. Era más tarde, así que nos dimos una pequeña vuelta por ahí antes de desandar el viaje hacia Rastoke, un precioso pueblo donde el río Slunjčica desemboca en el Korana. Está lleno de cascadas.

Compramos algo en el supermercado y volvimos a Smoljanac. En la piscina del camping vimos un sapo dentro de la piscina iluminada. Pensábamos que iba a ser lo más interesante del día, hasta lo del terremoto.

VER GALERÍA DE FOTOS