Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

9-3-2024

El Señor José, 20 años trabajando en y por Serón de Nágima

Bar de Serón-2
photo_camera Fotos: Concha Ortega

VER FOTOS DE TODOS LOS PUEBLOS DE SORIA

Serón de Nágima es otro de los pueblos sorianos que disfruta a diario de su servicio de bar y tienda, tanto para socializar en el día a día como para adquirir los productos más indispensables en el caso de alguna necesidad.

El encargado de llevar este bar-tienda La Plaza es, desde hace dos décadas, José Jiménez Cordero. El bar se llama también La Plaza, El Señor José. Primero estuvo en otro local, y ahora atiende en un lugar más céntrico imposible, al lado de la bonita plaza del pueblo y de la iglesia.

El horario es de lunes a domingo de 8.00 a 15.30, y de lunes a sábado de 17.30 a 23.00. Descansa las tardes de los domingos y algún día que necesite ir a Soria por cualquier cuestión.

Desde primera hora de la mañana ya entrar agricultores de Serón y de otros pueblos de la zona para tomarse los primeros cafés, y a partir de ahí van llegando los comerciales, los almuerzos, los pinchos, el vermú… Aunque no tiene menú del día como tal, sí prepara platos combinados, así como comidas más elaboradas, estas últimas por encargo.

Bar de Serón-1

Además, aprovechando el amplio tamaño del bar, hay una cámara y varias estanterías reservadas para tienda. Si bien en el día a día va vendiendo algo, reconoce que en verano da muy buen rendimiento, aprovechando también los turistas que van tanto a la casa rural como al hotel de que dispone el pueblo.

José Jiménez llegó hace 24 años a España y a Soria desde una de las ciudades más bonitas de Ecuador, Loja, llamada La Castellana. Empezaron en San Esteban de Gormaz y ahora lleva 20 años en Serón. Él, al principio, también trabajó en la residencia de ancianos donde aún trabaja su esposa, mientras que sus hijos han seguido la vena hostelera y han abierto dos locales en el Centro Comercial Camaretas y en la Barriada, en Soria, llamados El Dorado.

De hecho, José se marchó un tiempo a Soria capital para trabajar junto a ellos. Dejó dicho en Serón que no se cerraba las puertas a regresar si lo requerían. No tardaron en volver a llamarle para que regentara de nuevo el bar, dado que han conseguido “familiarizar mucho con la gente”.

El castillo de tapial, la gran iglesia. la plaza, los únicos restos románicos de la zona de Las Vicarías, el Cristo, su precioso lavadero, sus soportales o sus calles en cuesta son algunos de los atractivos, a los que se suman las piscinas en verano y ahora en breve, su procesión del Viernes Santo, de las más especiales de Soria.