Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap 331. 12-5-2024

Sarajevo: Visita a los recuerdos bélicos y olímpicos

Sarajevo (11)
photo_camera Sarajevo (11)

GALERÍA DE FOTOS

Otro paso hacia el sur de los Balcanes, todavía sin salir de Bosnia. Ayer vimos en Jajce decenas de carteles anunciando el Día de la Bicicleta para hoy domingo. Pues bien, hoy domingo nos hemos encontrado con el Día de la Bicicleta delante de nuestra casa. Un miembro de la amplia comitiva era el chaval de unos 14 años con el que jugamos ayer diez minutos al fútbol. Nos ha saludado tan contento..., me ha recordado al protagonista del vídeo de ‘Love generation’ de Bob Sinclair.

Trasladadas todas nuestras pertenencias de la casa a la furgoneta, hemos ido todo seguido hasta Sarajevo. Antes de entrar al centro y, por tanto, a nuestro apartamento, hemos hecho dos visitas.

La primera ha sido al Túnel de Sarajevo, uno de los lugares más emblemáticos que vivió la capital de Bosnia cuando fue sitiada durante cuatro años en el contexto de las guerras en los Balcanes en los años 90 del siglo pasado. Está justo al lado del aeropuerto, y fue construido durante cuatro meses en 1993 para que, gracias a ‘solo’ 800 metros, fuera posible unir el aeropuerto con la zona bosnia que aún no controlaban los serbios gracias a las Naciones Unidas. Se puede visitar parte de ese túnel, junto a un vídeo de 17 minutos, varios paneles informativos, fotografías de los constructores del túnel, armas y trajes de la guerra, una tienda de recuerdos…

GALERÍA DE FOTOS

La segunda ha sido al circuito de bobsleigh de los Juegos Olímpicos de invierno de 1984. Es un lugar muy diferente al anterior. Si al Túnel de la Esperanza hay que ir ex profeso, el circuito se encuentra en la montaña Trebevic, donde termina-empieza el teleférico, hay varios lugares hosteleros, numerosas sendas para caminar, una vista característica de Sarajevo… Más allá de todo eso, el circuito en sí merece la pena, sobre todo para los que sean-somos unos enamorados de la historia del deporte.

Desde allí, bajada radical hasta el centro. Nuestro apartamento está junto al río Miljacka, al lado del Parlamento, así que con un par de paseos largos nos ha dado tiempo a ver todo lo que pretendíamos… después de comer, por supuesto, que hoy ha sido muy tarde y muy abundante. Otra vez que no hemos podido pagar con tarjeta y que no querían cogernos euros, pero al final no les ha quedado otra.

En nuestro paseo para bajar esa comida, la primera visita ha sido al Museo de los Juegos Olímpicos de 1984. Me queda la duda de saber cuántas ciudades que han sido olímpicas mantienen un museo para recordar aquellos días en los que fueron el centro deportivo del mundo. De pronto se ha puesto a jarrear, algo que ya estaba previsto, así que ha habido que pararse a tomar un café y algún dulce.

Cuando ha terminado de llover, ha empezado otro gran paseo. Primero, para ver el barrio turco, peatonal y turístico, muy animado y sin agobios, bonito. Segundo, para conocer el Ayuntamiento y, desde allí, bajar andando paralelos al río hasta la zona de la Avenida de los Francotiradores, el Bulevar Mese Selimovica, otro de los lugares con mayor simbolismo de aquel Sitio de Sarajevo. Allí se mantiene también el Hotel Holiday, el que fue Hotel Holiday Inn en esa misma guerra, el lugar donde se alojaba toda la prensa extranjera que cubría el conflicto.

Y ya. Ya era de noche, y hemos hecho lo de todos los días: comprar algo para cenar en el supermercado y dirigirnos a nuestro hogar durante una noche.

GALERÍA DE FOTOS