Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 314. 30-9 y 1/2-10-2023

Riga: Báltico, Mundial de Atletismo, mucho paseo, biblioteca y karaoke

photo_camera

VER GALERÍA DE FOTOS

Los lectores más atentos de nuestras aventuras recordarán que las abandonamos en la noche del viernes 29 de septiembre, en aquel desperdigado poblado de Allazi rodeado de naturaleza, muy cerca de Sigulda, Letonia todo ello. Recordarán igualmente que las abandonamos al mismo tiempo que iniciábamos la degustación de una suculenta cena a la española con la que celebramos nuestra segunda y última noche en este frondoso lugar.

Sábado 30 de septiembre

El sábado 30 cogimos directamente el coche después de dejar la casa. Miramos el lugar del Mar Báltico que más tilín nos hizo sin que supusiera un gran desvío en nuestro viaje hacia Riga, y este resultó ser Garciems.

Si nos hubiera hecho un día como el anterior, no habría sido descartable ni siquiera el baño. Sin embargo, las temperaturas bajaron algunos grados e incluso llovió. Pudimos dar un paseo por la playa, tocar el agua y hacer una última e infructuosa búsqueda de boletus en los bosques que llegan hasta la misma orilla.

Sí pudimos desayunar algo allí mismo antes de subirnos por última vez a nuestro coche. En tres cuartos de hora estábamos en el aeropuerto de Riga ya que no nos fue permitido dejar nuestro coche de alquiler en el centro de la ciudad.

Nuestro primer destino en la capital letona fue el centro de recogida de acreditaciones. Los lectores más fieles de este blog viajero saben de sobra que muchos de sus capítulos han sido escritos en torno al atletismo, y eso mismo es lo que sucede con este y el anterior. En Riga se celebraría el 1 de octubre de 2023 el primer Campeonato del Mundo de Ruta, sobre las distancias de milla, 5K y medio maratón, y hasta aquí hemos venido acreditados por la RFEA. El proceso de recogida de credenciales ha durado unos breves minutos porque el campeonato apenas ha movido prensa internacional.

A partir de aquí, ya no hemos tocado más coches en Riga, una preciosa ciudad situada junto al inmenso río Daugava o Dvina Occidental. En su margen derecha, a pocos kilómetros del mar, se encuentra el cuidadísimo y peatonal centro histórico, por el que tantos miles de pasos hemos dado en estos días viendo multitud de templos, inmensos edificios de apariencia neoclásica y decenas de bonitos rincones por toda la adoquinada ciudad.

Desde el centro de acreditaciones caminamos hacia nuestro alojamiento, situado en la avenida Valdemara. Antes de conocerlo, nos encontramos en un restaurante cercano con Valdi (Alberto), el cuarto componente de este grupo, directamente llegado desde Cracovia. Había bien de hambre y algo de trabajo que hacer, así que después de comer nos recogimos un par de horas en nuestra residencia, para descansar también un poco.

Antes de que anocheciera salimos de nuevo a las calles de Riga para dar un nuevo paseo y tratar de buscar un lugar donde ver el Girona-Real Madrid sin especiales esfuerzos. Pronto se nos hizo la hora de la cena, en una sidrería con música en directo donde los cuatro intérpretes se ubicaron a un par de metros de nuestra mesa. Por suerte, todo era instrumental y poco estridente.

Aconsejados por una camarera, desde allí nos dirigimos hasta un gran bar con varias plantas y diferentes ambientes donde nos encontramos con Isma y Miguel para terminar allí la jornada.

VER GALERÍA DE FOTOS

Domingo 1 de octubre

El domingo se celebraban todas las pruebas de este Mundial. Además de las seis carreras (las tres distancias citadas en sus dos sexos), hubo tres pruebas más: las competiciones populares y abiertas por tanto para todo el mundo de esas tres distancias. El 5K y la milla tuvieron salidas diferenciadas, mientras que el medio maratón popular se hizo coincidir con el masculino.

Ya que estábamos allí, me levanté para ver a las 10.00 la primera salida, la del 5K masivo, con miles y miles de personas corriendo por ambas márgenes del Daugava. No nos dio la sensación el día anterior durante nuestros paseos por Riga de que hubiera tanto atleta popular.

A las 11.30 llegaba la primera de las dos citas obligadas: la milla popular, a la que se había inscrito Nacho. No hemos conseguido encontrar todavía las clasificaciones, pero no fue difícil contar que terminó alrededor del décimo puesto.

Después de ver las dos carreras del Campeonato del Mundo de 5K, regresamos al gran Monumento a la Libertad donde estaba situada la meta de la milla. A las 13.00 empezaba nuestra segunda cita obligada: el Mundial de esa distancia, con la presencia de Marta Pérez. Disfrutamos casi tanto como ella viendo su espectacular sexto puesto, lo que puede consultarse en este enlace.

Lo enlazado al final del anterior párrafo fue escrito en la planta 26 del cercano Radisson Blu, donde se encuentra el bar Skyline, desde el que se disfrutan de unas espectaculares vistas de Riga y de buena parte de sus alrededores. Letonia es un país lleno de bosques pero sin apenas montañas.

Fue alrededor de las 15.00 cuando ya estaba todo escrito y las carreras de medio maratón terminadas, así que entonces quedamos 11 personas en un restaurante de la gran plaza central para comer: los siete ya citados (Alberto, Álvaro, Isma, Marta, Miguel, Nacho, Sergio), los padres de Marta, Juan Carlos y Reyes, su entrenador Antonio y otro de los técnicos de la Federación, Juan Carlos.

Alargamos enormemente la comida y la sobremesa, desde la cual nos dirigimos hasta nuestra residencia para el clásico descanso vespertino.

Concluido ese descanso, caminamos en cinco minutos hasta el Radisson Blu, hotel donde se han alojado todas las selecciones de este Mundial. Sin necesidad de buscar otros restaurantes, tomamos la opción de cenar allí mismo. Bonito detalle de World Athletics.

Como estuvimos tan a gusto el sábado, este domingo nos encaminamos de nuevo al pequeño parque de atracciones con su karaoke, billar, futbolín… allí estuvimos de nuevo once personas: las mismas de la comida, cambiando los entrenadores por los atletas Gonzalo y Chiki. Gran noche para cerrar la semana.

VER GALERÍA DE FOTOS

Lunes 2 de octubre

Último día de nuestra estancia en Letonia. Nos desperezamos y tomamos un café justo debajo de la residencia. A partir de ahí, cumplimos a rajatabla nuestro plan para esta jornada. Ya con todo el equipaje a cuestas, caminamos media hora para recorrer de nuevo el centro de Riga y cruzar el Daugava, en cuya margen izquierda se encuentra otro de sus grandes reclamos turísticos, la inmensa y novísima Biblioteca Nacional.

Merecen la pena tanto su arquitectura como sus vistas desde las plantas 11 y 12. Por supuesto, el objetivo de su construcción en 2014 fue la recopilación de todo el saber impreso de Letonia, con miles y miles de libros fotogénicamente apilados. Hay gran cantidad de salas para estudiantes, investigadores, curiosos…

Y ya. En la misma puerta de la Biblioteca pedimos el vehículo que nos llevó hasta el aeropuerto. Allí hemos comido y allí hemos cogido el vuelo hacia Viena. En la capital austriaca apenas hemos estado una hora, antes de coger nuestro segundo vuelo del día, en el que estamos ahora mismo, con destino Madrid. De algún modo u otro llegaremos a Soria.

VER GALERÍA DE FOTOS