Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 329. 10-5-2024

Plitvice: El Parque de Atracciones de los lagos, las cascadas y la gente

Lagos de Plitvice (2)
photo_camera Lagos de Plitvice (2)

GALERÍA DE FOTOS DE PLITVICE

Una vez que se visita Croacia, uno de los destinos más habituales son los Lagos de Plitvice. Cada año lo hacen más de un millón de personas. Estos lagos están en el Parque Nacional del mismo nombre, un parque con gran riqueza natural y fauna de primer orden como lobos, linces, osos pardos…

Pero los centenares de miles de personas que visitan este lugar lo hacen por sus lagos y sus cascadas. No es extraño que en las localidades de los alrededores haya cientos de alojamientos turísticos.

Para entrar hay dos aparcamientos. Nosotros hemos dejado la furgoneta en el de arriba. Nuestro plan era hacer el recorrido H, que visita los lagos superiores y los inferiores, con un tramo de ‘trenecito’ y otro de barco, pero…

No hemos madrugado mucho por el cansancio de ayer, pero tampoco han madrugado cientos de personas con las que nos hemos encontrado.

Este recorrido H son casi nueve kilómetros de andada. Después de subir a la parte de arriba de los lagos en el autobús-tren, hemos empezado a bajar para ir viendo poco a poco el lugar. Al poco de empezar nos hemos desviado para subir al mirador Tomicevo Pogledalo.

GALERÍA DE FOTOS DE PLITVICE

El tramo superior pasa por varios de los 16 lagos del lugar, y por numerosas cascadas, unas más altas, otras más bajas, unas más estruendosas, otras menos… En lo que eran todas iguales es en que había varias decenas de móviles retratándolas a todas.

Después de unos cinco kilómetros, hemos llegado al P2, el lugar donde se coge el barco para ir a la zona inferior de los lagos. Hemos esperado una media hora, hasta que nos hemos dado cuenta de que apenas habíamos avanzado y quedaba por delante muchísima más gente, difícil calcular. Hemos podido dar la vuelta y escapar a pie, así que nos hemos perdido el paseo en barco y los lagos de abajo.

En resumen: un lugar espectacular pero, para una experiencia realmente buena, hay que ir cuando haya poca gente, por fecha o por hora. Los que hayan cogido el barco habrán esperado hora y media o más.

Esa escapatoria nos ha llevado de nuevo al vehículo, en el aparcamiento de arriba. Eran más tarde de las dos y media. La segunda cola del día la hemos hecho en la frontera de Bosnia, muy cerca de Plitvice, una media hora. Sin problema con los pasaportes para salir de la Unión Europea.

Hemos comido en Bihac. Por lo poco que hemos visto, en Bosnia no se admiten tarjetas con tanta alegría como en Croacia, y además hemos cambiado de moneda. En varios sitios nos han cogido euros sin problemas, como en Bihac, pero no en todos. La segunda parada ha sido en Kljuc, para tomar un café y el primer trilece del viaje, comprado en supermercado.

Esta zona de Bosnia nos ha parecido preciosa, con verdes montañas, muy pocas poblaciones y varios monumentos conmemorativos de la época de la antigua Yugoslavia, los spomeniks. Al menos, eso nos han parecido desde el coche.

En Bihac ya hemos decidido que dormiríamos en Jajce, y en Jajce estamos, justo al lado del lago, en una casa preciosa, tranquila, alejada de la ciudad… así que aquí nos plantamos de momento.