Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

8-5-2024

Aquel equipazo del 99 sigue siendo el último campeón soriano

Numancia Caja Duero 1999
photo_camera Numancia Caja Duero 1999

Pie de foto:
Arriba:
José Miguel Serrato (entrenador), Pepe Casilla, José Luis Moltó, Ivan Todorov, Alberto Molina, Alejandro Vadnov
Fila central: Ricardo Terés, Pedro Suela, Juan Ignacio Osuna, Agustín Navarrete, Lorenzo Vicente
Abajo: Rodolfo Hernández Marina (directivo), Francisco Rubio (presidente), Chelo Aldea (fisiotrapeuta), Pepe Isla (directivo responsable sección de voleibol), Miguel Ángel Gómez Carramiñana (preparador físico), Carlos García Gómez (segundo entrenador), Ángel Alonso.

Los arriba citados posan en las escaleras de San Saturio hace ahora 25 años, en la ermita soriana donde se celebran los éxitos de los deportistas sorianos. Es la plantilla que se proclamó campeona de la Superliga Masculina de voleibol en 1999, en lo que continúa siendo el último título soriano de esta competición. Desde entonces ha habido varios subcampeonatos, entre ellos las dos últimas temporadas, pero sigue faltando subir el último escalón.

Aquella temporada es inolvidable y clave en el voleibol soriano. El club empezó siendo todavía San José pero, en noviembre de 1998, los socios del club aprobaron la integración del mismo en la estructura del CD Numancia. Gracias a ello se evitó la desaparición del voleibol de primer nivel en Soria, algo que en aquella época sufrieron casi todas las ciudades que habían tenido élite voleibolística masculina en los años 90. Se salvaron Almería y Soria, que ahí siguen, aunque Soria también con aquel gran cambio que supuso la desaparición del Numancia y la creación del Río Duero. Las Palmas va y viene.

Aquella temporada, además, fue la primera en la que hubo líbero, así como la primera en la que se sumaban todos los puntos conseguidos, no solo aquellos obtenidos con el saque propio. Fueron cambios fundamentales en el voleibol, que todavía continúan. Otro gran cambio, que coincidió casualmente con aquellos, es que el equipo abandonó La Juventud para jugar en los recién estrenados Pajaritos.

Además de los citados arriba, Enrique Guiu también jugó algunos partidos de líbero, y en la plantilla estaba el portugués Manuel Silva, receptor titular junto a Pedro Suela. El colocador era Ángel Alonso. Para el opuesto había llegado Vadnov, pero el gran crecimiento que experimentó ese año el jovencísimo Casilla le convirtió en titular. Los centrales, casi nada: el ya veterano Pochop (33 años, poco, teniendo en cuenta que jugó hasta los 48) y el actual seleccionador Moltó. Vicente ejercía de líbero.

Solo jugaban por el título los cuatro primeros. El Numancia Caja Duero iba quinto a falta de dos jornadas pero, gracias a la mejora del segundo tramo de la temporada, ganaron en la cancha de Aguas de Huelva a falta de dos jornadas para arrebatarle ese cuarto puesto.

En semifinales, al mejor de tres partidos, el rival de los sorianos era el gran favorito de aquella temporada, Unicaja Almería, con un equipazo con Prenafeta, Matheus, Eatherton, Ernesto Rodríguez, Juan Carlos Vega, Manolo Berenguel, Carlos Carreño…

El primer partido se jugó en Los Pajaritos, que acaba de inaugurarse meses atrás. La fuerza de este pabellón ya se notaba por entonces: 3-0. En el primer duelo de Almería, lo ‘esperado’: 3-1. Ese set ganado dio fuerzas a los de Serrato, quienes ganaron el tercero y definitivo por un épico 2-3.

En la otra semifinal, Guaguas eliminó al PTV Málaga. A modo de curiosidad, ese año hubo dos equipos de Málaga en Superliga, el otro era el Universidad de Málaga. Además de los seis equipos ya citados en esta entrada, los otros que jugaron la Superliga fueron Vigo, Tarragona, Universidad de Granada, Gijón, Hospitalet y Andorra, para que los aficionados actuales se den cuenta de la escabechina que sufrió el voleibol masculino español en aquellos años.

En la final, de pronto, el Numancia Caja Duero casi se convirtió en favorito después de haber ganado al poderoso Unicaja Almería. Al tener de nuevo el factor cancha en contra, los sorianos empezaron jugando y ganando en Los Pajaritos (3-0). En Las Palmas no hubo necesidad de tercer partido pero sí de nuevo cinco sets, zanjados con un remate de Casilla tras otra colocación de Alonso. Fue el último remate campeón del voleibol soriano, y ojalá pronto se convierta en el penúltimo. Camino llevan.
Gracias a AM