Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

12-1-2024

Enfermar en el territorio equivocado

Anapa Jambat
photo_camera Anapa Jambat. Foto: Concha Ortega

Texto facilitado por Ana Patricia Jambat, impulsora de Pedalovida:

"Perdí el juicio. En realidad creo que lo perdí en el momento en que enfermé. Vivo en Soria y el territorio pesa mucho en determinadas circunstancias, sobre todo cuando hablamos de sanidad. En 2021 me enfrenté al cáncer y tuve que recibir 28 sesiones de radioterapia en Burgos. Viajar de Soria a Burgos se convirtió en una auténtica tortura. Si a las dificultades diarias que presenta la enfermedad le añadimos el desplazamiento tortuoso para recibir radioterapia, el estado de vulnerabilidad y desprotección de las personas enfermas es mayor. 

Afortunadamente pude elegir la opción de viajar en coche particular acompañada de familia y amigos y no tuve que vivir en Burgos ni viajar en ambulancia. Desplazarme en ambulancia hubiera supuesto un calvario, ya que al largo trayecto, pasando por pueblos, hasta llegar al hospital, tendríamos que haber sumado varias paradas por motivos fisiológicos, debido a las características del tumor. Eso hubiera sido inhumano. Lamentablemente lo es para muchas personas que no se pueden desplazar al hospital de Burgos en coche particular. Estamos hablando de pacientes oncológicos, con necesidades muy concretas y que sufren efectos secundarios muy severos, debido al tratamiento.

Asumí los gastos de los viajes al hospital de Burgos. Cuando terminé el tratamiento y fui a reclamar los pagos (por una cantidad irrisoria el kilometraje), me dijeron que al ser mutualista de MUFACE no me los pagaban.

Me encuentro en la situación no elegida de pertenecer a MUFACE, ya que al ser maestra es una obligación. De la misma manera que soy una firme defensora del derecho a la educación y de la escuela pública, defiendo la sanidad pública y por ello soy usuaria de la Seguridad Social.

Después de trámites y papeleos burocráticos llevados por un abogado, en noviembre de 2023, dos años después, teniendo que ir a juicio, la justicia de Soria ha dictaminado que debe ser MUFACE quien asuma los gastos, pero MUFACE dicta que el pagador debe ser la Seguridad Social. A día de hoy, los costes de los viajes, un total de 572,46 euros, los he asumido yo.

La burocracia no puede ser un obstáculo para garantizar los derechos fundamentales. A la vulnerabilidad de padecer cáncer se suma el desgaste económico, un aspecto fundamental para afrontar la otra cara de la enfermedad: los cuidados. Aquí abrimos otro melón. Y yo me pregunto: ¿está la administración a la altura? La administración debe ser garantista y la persona enferma no debería preocuparse por estas cuestiones administrativas. Demasiado tiene con afrontar la enfermedad. Hablamos de humanidad, de itinerarios individualizados, de atención integral. Hablamos de que la administración no puede escatimar en recursos destinados a sanidad. Hablamos de que somos pacientes, no clientes.

Desde aquí quiero hacer pública la discriminación que sufrimos los pacientes de cáncer en la provincia de Soria, en mi caso doble discriminación. Por una parte, por no contar con este servicio en Soria y, por otra, por tener que costearme los viajes para el tratamiento por ser de MUFACE, ya que al resto de pacientes sí les cubren estos costes.

Pagamos los mismos impuestos, pero hemos tenido la desgracia de enfermar en el territorio equivocado. Cuando una persona padece un cáncer en una provincia sin dotación para su tratamiento, la queja no solo es lícita, sino que merece toda la atención de las instituciones, básicamente porque están ahí para dar soluciones a casos así. Y no se va contra ninguna opción partidista en concreto por denunciarlo públicamente, simplemente es una cuestión de justicia y humanidad".