Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

El tesoro escondido de la ermita de San Blas de Rabanera del Campo

Si no estuviera como está, sino como tuvo que estar en los años cuando se practicaba el culto de manera habitual, es probable que la ermita de San Blas en Rabanera del Campo sería un bonito reclamo turístico para los que visitan la provincia de Soria y para todos los sorianos. Probable no, seguro.

Tristemente no es así. El desuso primero y el mal uso después han provocado que este lugar, sin perder absolutamente nada de su encanto ni de su poder de evocación y sorpresa, esté como está, pidiendo a gritos una intervención para que no vaya a peor.

Entre Rabanera del Campo y Cubo de la Solana hay un cerro claramente visible a la izquierda de la carretera que se denomina San Blas. Sería un cerro sin más de los cientos que hay en Soria si no fuera porque a unos 20 metros de su vértice geodésico, en dirección suroeste, hay una amplia cueva natural.

En esa cueva se construyó una ermita íntegramente en su interior. Esa ermita, con coloridas pinturas que todavía pueden verse, tiene ahora en sus paredes numerosas inscripciones, algunas bien recientes y algunas de casi un siglo de antigüedad. Con ayuda de la linterna del móvil, un poco de paciencia y algo de imaginación se leen citas muy curiosas, muchas de ellas referentes al tiempo atmosférico que presidía el día de la visita.

Cada vez que se habla de esta ermita se escucha que hay intenciones de restaurarla o de conservarla, a la espera de que esas intenciones se conviertan pronto en hechos.

VER FOTOS DE RABANERA DEL CAMPO

Gracias a DO