Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

6-2-2024

El día que siete lobos pasaron al lado de Valdeavellano de Tera

Valdeavellano de Tera
photo_camera Valdeavellano de Tera

VER FOTOS DE TODOS LOS PUEBLOS DE SORIA

Esta entrada de hoy, en contra de lo que pueda pensarse por el titular, no es tanto para hablar de lobos en mi pueblo, que también, sino para hablar de cómo era el Valle del Razón en el año 1931.

Las cuatro pinceladas que doy a conocer aparecen todas en el libro 'La Región de El Valle', publicado en ese año por Anastasio González González y editado por la Sociedad Económica Numantina de Amigos del País. Para leerlo completo es suficiente con clicar este enlace.

En el capítulo dedicado a la climatología, se recuerda la gran nevada de un metro de 1894, con ventisqueros de hasta ocho metros. Los ganados no pudieron salir durante más de un mes. Se habla también de nevadas en junio de 1912 y hasta en julio de 1908.

En ese mismo capítulo, se recuerda que el 4 febrero de 1903, tras otra gran nevada, el autor y otras personas vieron siete lobos junto a la Pontezuela, en la carretera entre Valdeavellano y Sotillo, algo más cerca del primero.

'La Región de El Valle' hace un repaso a los ocho pueblos del Valle del Razón: Espejo de Tera, Rebollar, Rollamienta, Villar del Ala, Aldehuela del Rincón, Sotillo del Rincón, Molinos de Razón y Valdeavellano de Tera.

Todos sabemos que no merece tanto la pena lamentarse de cómo era el pasado sino concentrarse en el presente y el futuro inmediato, pero cuesta no sentir aprehensión cuando se conoce que en aquellos días vivían 2.400 personas en El Valle y que a sus ocho escuelas asistían unos 360 niños y un buen número de adultos.

Esa cantidad de personas hacía necesaria una buena cantidad de servicios. Por citar solo los que había en mi pueblo: "Abacerías, albañiles, barberos, café, carnecerías, carpinterías, tiendas de comestibles, confiterías, luz eléctrica, estanco, ferretería, farmacia; tratantes y criadores de ganados, molino, herrería, tienda de loza, posada, panadería, recaderos, sastre, sociedad de recreo, tabernas y zapateros. Se dedica a la industria lechera-mantequera, en la que sobresale la Sociedad Anónima El Valle".

Algunos de esos todavía se conservan, muchos han desaparecido, y otros nuevos negocios se han instalado. Todos estos datos, y muchos más, se pueden leer en una lectura no muy larga de esas 72 páginas.