Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

12-3-2024

Despedida a Alberto Carrasco

Alberto Carrasco
photo_camera Alberto Carrasco

Escrita ayer lunes por el amigo Jesús de Gregorio:

"Tod@s l@s que tuvimos la suerte de conocer a Alberto, a Carrasco llevamos desde ayer con los ojos llenos de lágrimas.
Sentimos el dolor de su pérdida pero nuestra mirada pasa por todas esas imágenes que tenemos con él: una persona llena de genio, fuerza y constancia que convertía todo en ayuda al prójimo.
Alberto era un amigo de verdad, se pasó la vida pendiente de que la gente estuviera contenta, ayudando de una manera u otra a conseguir la felicidad de los demás.
Fue un voluntario ejemplar en todas las asociaciones a las que perteneció: llegaba el primero y se marchaba el último cuando todo se quedaba en orden. Estaba lleno de conocimientos pero no se cansaba a la hora de aprender cosas nuevas, además él compartía todas sus habilidades, te enseñaba a mejorar.
Ha sido, siempre será, un vecino muy querido en la comarca y en gran parte de la provincia, sus aficiones le llevaron a conocer a mucha gente y por todos era querido. Alberto tuvo una vida especial como él, trataba de mirar por el bien de los demás dejando lo suyo de lado. Querido por todos sus compañeros de trabajo, por los integrantes de las asociaciones a las que perteneció.
Hoy es un día muy triste para todas las personas que le venimos a despedir pero, a la vez, nos enorgullece recordar para siempre las experiencias vividas con Carrasco.
Hoy nos deja ese amigo que debería ser nuestro espejo, para conocer y vivir nuestra propia vida mejor: llena de ilusiones, alegrías, experiencias, una vida de ayuda, de convivencia, der marcarse objetivos y pelear por ellos hasta conseguirlos. Él nos ha mostrado cómo vivir la vida de la mejor manera, cada uno con sus dones y sus medios pero siempre con la mirada puesta en el otro y en sus necesidades.
En San Esteban hemos tenido la suerte de compartir muchas experiencias con Alberto y ahora debemos quedarnos con la reflexión sobre esas vivencias, la importancia de dar a la vida sentido, el de un hombre que creyó.
Porque Alberto creyó en su comarca para hacerla más grande y más abierta para que los de aquí tuviéramos las mejores condiciones de vida.
Fue impulsor y gran colaborador de todas las asociaciones o eventos que se realizasen en la comarca. Momentos de grandes recuerdos pero también ratos angustiosos y muy dolorosos. Con él aprendimos que en esta vida hay obstáculos, que debemos afrontarlos para superarlos y llegar a esa cima con alegría pero sin olvidar el sudor derramado para alcanzarla.
Que nos sirva su ejemplo para agarrarnos a nuestra propia vida, sabiendo que hay muchas alegrías que disfrutar y también baches que nos hacen reflexionar ¿por qué nos enfadamos en lugar de comprender al vecino? ¿Por qué no miramos por la felicidad de todos? ¿Por qué esperamos a que nos solucionen las cosas si las podemos hacer nosotros mismos?
La respuesta Alberto la tuvo muy clara: ayudar, convivir, contagiar alegría, sonreír, disfrutar. También afrontó su última batalla peleando, pero aquí estamos, demasiado pronto.
Amigo, aunque hoy el dolor sea grande, nos dejaste las maletas y la fe cargadas para caminar en esta vida. Muchas gracias Alberto".