Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 34. 15-7-2015. Soria-Cuenca en bici (1)

Primera etapa. Soria-Monteagudo de las Vicarías (65 kilómetros)

Llevaba largo tiempo abrigando este proyecto de unir las ciudades de Soria y Cuenca en bicicleta, y al final me he decidido a comenzarlo esta mañana. He salido de Soria, de mi ciudad, y ahora reposo en Monteagudo de las Vicarías, todavía en la provincia de Soria y primer destino de este viaje.

¿Qué crónica puedo hacer de estos 65 kilómetros? No ha habido escapadas, ni volatas, ni abanicos. Tampoco, por suerte, caídas en pavés ni pájaras. Ni siquiera grandes puertos de montaña, ni mucho menos estrategias o maillots de puntos colorados. Lo único, alguna meta volante.

¿Qué crónica, entonces, puedo hacer? Puedo decir que he salido de mi cochera a las 7.10 de la mañana y que he entrado a Monteagudo de las Vicarías a las 11.15. A las 11.30 ya estaba en la casa rural donde me hospedo, tan bonita como el pueblo.

Mi vehículo estos días Mi vehículo estos días

En esos 65 kilómetros he pasado por estos pueblos: Los Rábanos, Tardajos de Duero, Miranda del Duero, Rabanera del Campo, Cubo de la Solana (donde he bebido agua con Bernat), Almarail, Alparrache, Nomparedes, Bliecos, Serón de Nágima, Fuentelmonge y Monteagudo.

¿Por dónde he pasado? ¿Qué he visto?

He transitado unos pocos kilómetros por una carretera nacional poco transitada, la antigua Nacional 111 que todavía llega a Los Rábanos y Lubia. Yo me he desviado antes, hacia Tardajos. Los demás kilómetros han sido por carreteras secundarias y algunos, por terciarias, a partir de Nomparedes. Si me hubiera molestado en enumerar los coches que me he cruzado creo que no habría perdido la cuenta.

He visto muchísimo cereal todavía sin cosechar, he visto mucho girasol creciendo y alguno ya amarilleando. Me he asomado también al embalse de Monteagudo. Un tramo que me ha sorprendido por bonito es el arranca en Bliecos hacia Serón, con un encinar muy tupido y algunos ejemplares de espectacular tamaño. Los chopos se mezclan a veces con las encinas.

Los 16 kilómetros de Serón a Monteagudo ya son por una carretera más amplia, pero hoy por suerte con poco tráfico. En Monteagudo me he dado un paseo, pero con el calor que hacía después de ducharme y lavar la ropa, no apetecía nada.

Un vistazo a Monteagudo

Monteagudo merece una visita. Primero, por el embalse, de gran interés ornitológico. Segundo, por la parte alta del pueblo, amurallada en su día, con un arco de entrada y, sobre todo, el castillo, impresionantes. También me gustan mucho desde siempre sus calles de la parte antigua, desde hace muchos años, cuando estuvimos en un peculiar encierro por todo ese laberinto de vías. Me gustaría volver a verlo, es a finales de agosto.

Monteagudo de las Vicarías Monteagudo de las Vicarías

Este mediodía, antes de comer, también me he acercado hasta las piscinas. Están muy bien. En numerosos puntos del pueblo hay figuritas realizadas por los empleados del Ayuntamiento utilizando material reciclado.

Esta tarde me toca ver el Tour y descansar. Mañana seré yo el que, de nuevo, pedalee.

(Un problema técnico con las fotos, a ver si lo soluciono. Necesitaré la colaboración ciudadana y un poco de suerte... Finalmente se ha solucionado. ¡Gracias!