Blog | Por Sergio Tierno / Viajes, geografía, deportes y curiosidades

Cap. 338. 12/13-6-2024

Adiós a un nuevo gran campeonato de atletismo

Álvaro, Álex, Alberto, Sergio, Nacho, Fernando, compañeros de piso y vecindario
photo_camera Álvaro, Álex, Alberto, Sergio, Nacho, Fernando, compañeros de piso y vecindario

Este miércoles 12 de junio acabó el Campeonato de Europa de Atletismo en Roma. Los que aparecen en la foto han estado entre cuatro y ocho europeos cada uno. Siempre decimos que los campeonatos se ven y se siguen mejor en la televisión, pero ello ni es verdad ni es mentira. Por poner solo un ejemplo muy clarividente, el golpazo de Fernando Carro en uno de los obstáculos no se vio a través de la retransmisión televisiva, y solo pudieron contarla según se apreció en directo aquellos que estaban en la grada.

Pero no es solo eso. El ambiente que se respira en un estadio de atletismo lleno cuando el deportista local hace un gran salto o adelanta a sus rivales en la última recta es incomparable, y eso que el Estadio Olímpico de Roma ha estado lejísimos de alcanzar esos llenos, ni siquiera en las finales de grandes estrellas italianas como Tamberi o Jacobs.

MUCHAS GRACIAS POR SEGUIR NUESTRO CANAL DE WHATSAPP EN ESTE ENLACE

España es siempre uno de los países que más periodistas lleva a los principales campeonatos de atletismo. El deporte rey es también un deporte complejo, con especialidades muy diferentes que, en ocasiones, tienen además campeonatos aparte (marcha, combinadas, asfalto, relevos, campo a través…). A ello se suman las competiciones por selecciones nacionales, las competiciones por agrupaciones de países y, por supuesto, todas las de categorías inferiores... sin contar las grandes reuniones donde también se miden los principales atletas.

Sustancialmente, las consideradas grandes competiciones son cinco: Juegos Olímpicos (años pares divisibles entre cuatro), Mundiales al Aire Libre (años impares), Europeos al Aire Libre (años pares), Mundiales en Pista Cubierta (años pares) y Europeos en Pista Cubierta (años impares). Una persona que siga estos cinco torneos ya tiene una idea muy aproximada de cómo se desarrolla el atletismo universal de élite.

Volviendo al Campeonato de Roma, en él se han celebrado un total de 49 pruebas: 100, 200, 400, 800, 1.500, 5.000, 10.000, medio maratón individual, medio maratón por equipos, 100/110 vallas, 400 vallas, 3.000 obstáculos, pértiga, altura, longitud, triple, peso, disco, jabalina, martillo, heptatlón/decatlón, 20 kilómetros marcha, 4x100 y 4x400, todo ello en hombres y mujeres, a lo que se suma el 4x400 mixto.

Los medios españoles que van a estos campeonatos son de varios tipos: generalistas españoles, generalistas autonómicos o provinciales, deportivos españoles, deportivos autonómicos, y especializados exclusivamente en atletismo, también tanto españoles como autonómicos. Hacer una cobertura completa de lo que sucede en un campeonato a nivel global y a nivel español es el sueño de cualquier periodista muy aficionado al atletismo. Si ya se quieren meter entrevistas o elementos audiovisuales, hacen falta varias personas.

Comida periodistas
Comida periodistas

Nuestros dos últimos días en Roma se han circunscrito a nuestro barrio y al Estadio Olímpico, que es casi decir lo mismo. El miércoles 12, última jornada del campeonato, no había sesión de mañana, así que aprovechamos para organizar una comida de periodistas españoles en un restaurante cercano a la casa que ya conocíamos del martes 11. Estuvimos casi una veintena de personas, casi todos los acreditados menos algunos pocos que tenían otros compromisos turísticos o laborales.

Desde allí, tras el correspondiente descanso en casa, marchamos al estadio a ver la entrega de la medalla de oro de triple a Jordan Díaz y la última sesión, con la octava y última medalla española, la de Thierry Ndikumwenayo en 5.000. En la misma grada, entrevista al seleccionador nacional José Peiró, últimas fotos y despedidas, antes de emprender el regreso a casa, con paradas en el Kiosco-Panettoneria que, según pensamos, abre 24 horas al día, y en la heladería del barrio.

Y nada más. El jueves, pronto al aeropuerto de Fiumicino para ir todos juntos, porque nuestro primer avión salía a las 13.00. En nuestro vuelo a Madrid coincidimos con bastantes integrantes del equipo español y con un soriano del equipo portugués, el entrenador Enrique Pascual. Del aeropuerto de Madrid Barajas, rumbo a Chamartín para coger nuestro tren hacia Soria y disfrutar a través de sus ventanas de la primavera vespertina moribunda.