Blog

Pecado capital

De repente, un haz de luz rasgó la noche. Los compañeros despertaron sobresaltados. ¡No temáis!, se escuchó desde el cielo. Así que él se arrebujó con la manta de pastor, dio media vuelta y murmuró: Ya me lo contaréis mañana.
Pecado capital
photo_camera Pecado capital