Blog

El tiempo vuela

Segundo Premio de la XII edición Concurso de Microrrelatos Ribeira Sacra - Parada de Sil 
El tiempo vuela. Foto: Javier de Julián
photo_camera El tiempo vuela. Foto: Javier de Julián

En lugar de caballitos, el carrusel está formado por planetas. En cuanto lo ve, el niño se lanza a por Saturno, por aquello de su singular anillo, pero se le adelanta una niña de trenzas imposibles. Ocupados Neptuno y Júpiter, no le queda más remedio que poner los pies y el trasero en la Tierra. Repara en una de las barras que se encuentra desnuda, sin una esfera que sostener y recitando la lección de carrerilla, concluye que falta Plutón. Con un alegre musiquita, da comienzo el viaje, girando todos alrededor de la columna presidida por un sonriente sol. Con cada vuelta, el niño saluda a sus padres agitando la mano. Tan pronto se ve imbuído de una alegria estival como le sobrecoge una tristeza invernal. Ya le invade una vitalidad primaveral como al instante se ve dominado por una nostalgia otoñal. Cuando por fin cesa la música y el mecanismo se detiene, con la voz grave recién estrenada, les hace saber a sus padres que ya es mayor para este tipo de atracciones.